archivo | 3 mayo, 2017

La demanda del iPhone 7 Plus rebasó todas las expectativas

En el día de ayer, y como es costumbre de Apple para estas fechas, los de Cupertino anunciaron los resultados fiscales del segundo trimestre. Y entre tantas cifras, conocimos por declaraciones del propio Tim Cook, que el iPhone 7 Plus fue un éxito y superó todas las expectativas previstas previas a su lanzamiento.

Analizando los resultados fiscales

El anuncio del día de ayer nos muestra una gran cantidad de números que reflejan el comportamiento de los usuarios frente a la compañía. Mostrando el éxito o fracaso de algunos productos.
Ahora, tras analizar los números y conocer algunas declaraciones de Tim Cook, podemos entender como ha sido el nivel de aceptación de la última generación de iPhone.

iPhone 7 Plus en primer plano
iPhone 7 Plus ha sido un éxito

El iPhone 7 Plus, el elegido por la mayoría

Cuando Apple presentó el iPhone 6 y 6 Plus, allá por 2014, la diferencia entre ambos modelos era el tamaño de la pantalla (contando el modelo Plus con mejor resolución y batería).
Lo mismo ocurrió en 2015 con el iPhone 6s y 6s Plus, donde la diferencia radicaba en la pantalla y batería.

Pero en 2016 Apple decidió hacer algo distinto, lanzando dos modelos donde además de la diferencia en tamaño de pantalla y batería, presentaban características distintas.
Así el modelo Plus conseguía una doble cámara de 12 megapixeles (con el interesante modo “retrato” y un teleobjetivo), y 3 GB de RAM (a diferencia de los 2 GB de RAM del modelo de 4,7″).

Todo esto, ha provocado que aquellos usuarios que querían disfrutar de la doble cámara, deban adquirir el modelo Plus.

iPhone 7 Plus junto a iPhone 7
Diferentes cámaras entre el iPhone 7 y 7 Plus

El iPhone 7 Plus superó las expectativas

A pesar de que el iPhone 6 Plus fue un éxito cuando se presentó, parece ser que los directivos de Apple no creyeron que los antecedentes y las novedades que incluía el iPhone 7 Plus fueran un motivo para inclinar la balanza hacia ese modelo por parte de los usuarios.

Así lo manifestó Tim Cook, cuando dijo:

Una de las cosas que no hicimos bien, fue las cantidades de iPhone 7 y 7 Plus. La demanda fue mucho más fuerte para el iPhone 7 Plus de lo que esperábamos.

Al parecer desde Apple han tomado nota de esto, por lo que continuó diciendo Cook:

Cada vez que hacemos un lanzamiento, aprendemos algo. Y aplicaremos todo lo aprendido para la próxima vez.

Con esto, podríamos pensar que Apple ha tomado nota y posiblemente no veamos faltantes de un modelo Plus en el próximo lanzamiento o de un determinado color (como sucedió con el color negro brillante). Y esperemos que la diferencia entre ambos modelos no sea tan notoria, permitiendo acceder a las mismas novedades sin tener que adquirir el modelo Plus (que para muchos resulta extremadamente grande).

Vía | Apple5x1

Analista asegura que Apple presentará el iPhone 8 en la WWDC de junio, ¿verdad o mentira?

¿Cómo te quedarías si te contásemos que podríamos ver el próximo iPhone 8 en junio, durante la WWDC de Apple? Loco, ¿no? Pues es lo que ha lanzado al aire el analista JP Morgan.

iPhone 8 en junio, ¿Idea descabellada?

Así lo ha distribuido por las redes, dejando de lado los resultados financieros de Apple. Al parecer, según Morgan, existiría una alta probabilidad de poder ver el iPhone 8 durante la WWDC en junio.

Como ya ha ocurrido anteriormente, por ejemplo con el primer Apple Watch, lo veríamos anunciado en poco más de un mes pero no podríamos adquirirlo hasta el próximo otoño.

Cabe destacar que con el iPhone 4 ocurrió así. Fue presentado en una WWDC en el mes de junio, y tampoco sería tan descabellado sabiendo que Apple ha bajado en cuanto a ventas debido a los numerosos rumores.

Esto sería muy poco probable… pero no imposible

Tim Cook durante una Keynote

Apple tiene como tradición o costumbre presentar sus teléfonos en el mes de septiembre, salvo raras excepciones como el iPhone 4S que fue presentado en octubre.

Puede resultar una estrategia de marketing el hecho de lanzar sus teléfonos cerca de la época vacacional navideña, ya que la gente suele aumentar sus compras. En verano es menor el número de ventas.

Sería un poco contradictorio que, teniendo en cuenta esa bajada de ventas debido a los rumores, Tim Cook decidiera lanzar en poco más de un mes el dispositivo por el cual se está vendiendo menos.

Con esto quiero decir que, si ya sabemos cómo va a ser el famoso y deseado iPhone 8, ¿para qué nos vamos a comprar ahora un iPhone 7 o anterior? No tendría mucho sentido.

Además, según algunos rumores, no podremos comprar el iPhone 8 hasta un mes o dos después de conocerlo en la Keynote habitual de septiembre. Con este tipo de datos se hace un poco difícil creer en este rumor del lanzamiento inminente.

Está claro que entre tanto rumor hay algunos más creíbles que otros, pero este que te hemos contado hoy suena demasiado improbable. Aunque como siempre se dice, nada es imposible. Quizás Apple nos llegue a sorprender para poder acallar todos los rumores que circulan acerca del iPhone 8.

No obstante, lo que si tenemos claro es que en septiembre habrá una Keynote en la que podremos ver los modelos S del iPhone 7, y, al menos de momento, el esperado diseño y funcionalidad del iPhone 8.

¿Crees, como Morgan, que podríamos ver el iPhone 8 en junio? Cuéntanos tu teoría al respecto.

Vía | 9to5mac | Apple5x1

El iPhone 8 tendrá más batería incorporada en un tamaño más pequeño

En el próximo iPhone 8 podríamos tener una batería de mayor capacidad pero incorporada en el mismo tamaño que el iPhone 7 de 4,7 pulgadas.

Mismo tamaño, pero mayor batería y pantalla en el iPhone 8

Algo obvio es que Apple no destaca precisamente por la creación de grandes baterías en sus iPhone. Por mucha optimización del sistema que implementen, si un teléfono tiene poca batería, seguirá teniéndola. No pueden hacerse milagros en este sentido.

Apple siempre ha sido criticada porque sus teléfonos tienen baterías realmente ridículas, y que si duran más de lo que pensábamos es debido a la optimización. Sus competidores más directos cuentan con baterías de más de 2500-3000 mAh, y esto en el día a día se nota.

Se sigue rumoreando acerca de que Apple nos traería un teléfono con una pantalla OLED, y que además estaría extendida por todo el frontal, sin dejar esos marcos que tanto afean el diseño y lo hacen tan grande, sobre todo en el modelo Plus.

Se habla de 5,8 pulgadas en un cuerpo como el del actual iPhone 7, lo cual sería genial, ya que el tamaño Plus resulta realmente grande si lo comparamos con teléfonos físicamente más pequeños pero que cuentan con el mismo tamaño de pantalla.

El actual iPhone 7 lleva incorporada una batería de 1980 mAh en su versión de 4,7 pulgadas, y en el modelo plus cuenta con 2900 mAh. Pues bien. En este próximo iPhone podríamos ver una batería que rozaría la capacidad del Plus, con 2700 mAh.

¿Y cómo conseguiría esto Apple?

iPhone 8 batería
Así sería la batería del iPhone 8 según Ming-Chi-Kuo

Ming-Chi-Kuo asoma, y cuando asoma, trae consigo un rumor. El analista de KGI ha explicado cómo Apple podría conseguir esto, y es simplemente apilando la placa base PCB.

Como puedes ver en la imagen anterior la placa ocupaba un gran espacio, pero en estos nuevos modelos, el hecho de colocar encima dicho chip, haría que pudiesen meter una batería más grande en el mismo espacio.

Además, también habría que tener en cuenta que los rumores acerca de una pantalla OLED disminuiría considerablemente el consumo de batería del iPhone.

Estas son algunas de las declaraciones que hacia Ming-Chi-Kuo:

Como la tecnología de material de batería no es probable que vea grandes avances en los próximos 3-5 años, área de la placa base sólo se puede reducir a través de SLP apilado, lo que da espacio para una mayor batería y el tiempo de uso extendido. Gracias al SLP apilado, esperamos que el iPhone OLED tenga dimensiones similares a las de un iPhone TFT de 4,7 pulgadas, y tengan una capacidad comparativa de baterías (equipadas con un paquete de baterías de 2 celdas en forma de L de 2.700 mAh) a un TFT LCD de 5.5 ” IPhone. La duración de la batería del iPhone OLED podría ser mejor que la del modelo de 5,5 “TFT-LCD como los paneles OLED son más eficientes en energía que sus homólogos TFT-LCD.

Todo esto unido a que el mercado de las baterías no va a dar un gran cambio significativo en al menos los próximos 3-5 años, lo único que queda es desarrollar chips más pequeños para mejorar la eficiencia de las bateas, así como dejarlas más espacio dentro de los teléfonos.

Si quieres seguir al tanto de los rumores acerca del iPhone 8, no dudes en seguir visitándonos en nuestra web. Y no te olvides de dejarnos tu comentario antes de salir del artículo.

Vía | MacRumors | Apple5x1

Qué, de todo lo que hacemos con el móvil, podemos hacer ya sólo con la voz

Para qué escribir o moverte por una interfaz gráfica si puedes hacerlo todo con comandos de voz. Los asistentes de voz llevan ya unos años evolucionando en nuestros dispositivos móviles, y poco a poco han ido añadiendo funcionalidades para poder ser utilizados como sustitutos de las clásicas interfaces gráficas de los sistemas operativos.

En los móviles Android, por ejemplo, tenemos un Google Now con el que podemos desde lanzar aplicaciones hasta pedir que te busque información sin tener que abrir el navegador. ¿Pero hasta dónde llega la usabilidad de estos asistentes? Hemos estado intentando realizar nuestras tareas del día a día sólo con la voz y vamos a contarte qué hemos conseguido.

Una mañana cualquiera con los comandos de voz

Capturas1

Lo primero que suelo hacer por las mañanas mientras desayuno es mirar aplicaciones como Feedly en busca de temas de actualidad sobre los que escribir. En este punto Google se muestra efectivo a la hora de reconocer que quiero que abra la aplicación, aunque no he encontrado ninguna manera de poder interactuar con ella una vez abierta, algo que también me pasa con Asana.

Google reconoce nuestro contacto y nos lleva a una pantalla donde se queda escuchando para que le dictemos el mensaje.

Después de encontrar una noticia interesante me gusta comentarla con mis compañeros, por lo que toca echar manos de mensajería instantánea. Comandos como “Envíale un mensaje de Telegram a María González” funcionan correctamente, Google reconoce nuestro contacto y nos lleva a una pantalla previa donde se queda escuchando para que le dictemos el mensaje y luego le digamos si queremos enviárselo o no.

Este comando funciona a las mil maravillas con Telegram, Hangouts, WhatsApp o los SMS, e incluso puedes decirle cual es el mensaje a enviar en el propio comando inicial. Pero lamentablemente, si utilizas como es nuestro caso aplicaciones como Slack ahí ya Google Now se pierde y vuelve a hacer como con Feedly: abre la aplicación y se desentiende.

Un apunte curioso aquí está en el tema del dictado. Si le hablas con normalidad al asistente, cuando le dictas un mensaje no interpretará tus pausas como comas y puntos, pero si le dices “coma” y “punto” sí que lo entenderá y añadirá sus signos en el texto. Esto es algo a tener en cuenta si quieres enviar mensajes entendibles.

Capturas2

También me gusta escuchar música mientras trabajo, por lo que mi siguiente petición para Google Now es que reproduzca uno de mis discos favoritos en Spotify. La experiencia con esta aplicación me deja una sensación agridulce, ya que por una parte le puedo pedir que reproduzca un disco o canción concretos de determinados cantantes o grupos, pero una vez se inicia la reproducción el asistente vuelve a desentenderse y ya no me deja seguir interactuando.

Google Now es capaz de iniciar una reproducción de un disco o canción concreta, pero una vez hecho se desentiende y ya no te deja seguir interactuando.

He de admitir que soy una persona bastante olvidadiza, por lo que funciono mucho con notas y recordatorios. Con decir “Ok, Google. Recordatorio” para que inicie la creación de uno. Primero te pregunta qué mensaje quieres anotar, después te preguntará la hora y a continuación te pedirá que confirmes con un si quieres aprobar ese recordatorio para el móvil. Los recordatorios se integran en Gmail, por lo que si usas este servicio o Google Inbox podrás acceder a ellos para modificarlos.

Y qué mejor manera de acabar el día que con un “Ok Google, pon una alarma para mañana a las ocho”. También puedo decirle sólo que configure una alarma, momento en el que me preguntará la hora a la que quiero ponerla. Cuando le diga la hora, automáticamente Google Now configurará y activará la alarma que le haya introducido sin tener que tocar nada con las manos.

Estas dos últimas son pequeñas grandes funcionalidades. Pequeñas porque son cosas que ya estamos acostumbrados a hacer manualmente a diario, y grandes porque te das cuenta de que puedes hacerlo de una manera mucho más rápida sin tener que pelearte con el teclado en pantalla del móvil. Esto último por cierto yo personalmente siempre lo agradezco en las notas escritas.

La voz como sistema operativo en el día a día

Capturas3

Pero no utilizo el móvil sólo para complementar mi trabajo, también me vale desde como GPS cuando conduzco hasta para buscar un restaurante cercano. En este aspecto, Google Now permite realizar muchas otras tareas. Tiene un amplio repertorio de comandos, aunque al final el hasta qué punto se aprovechan depende de cada uno.

Google Now te muestra rutas en el GPS, pero no te deja iniciar el viaje sin tocar la pantalla.

Precisamente la función de GPS es una de las que más utilizo, sobre todo cuando viajo. Aquí lamentablemente Google Now también me deja muy a medias. Por ejemplo, puedo calcular una ruta diciéndole “ir a Barcelona” o “ir de Castellón a Barcelona”, pero a diferencia de las notas de voz y otras funciones, no hay ningún comando de voz para iniciar el viaje una vez te muestra el trayecto.

Lo mismo pasa por ejemplo si estás buscando un restaurante para ir a comer. Sí, puedo decirle que me busque los restaurantes más cercanos o que abra Trip Advisor, pero más allá de mostrarme esa información o abrirme la aplicación concreta, si quiero navegar entre las alternativas o informarme sobre una tengo que hacerlo tocando la pantalla.

Eso sí, aunque estas dos experiencias se quedan a medias, hay otra función como la de llamada que sí que me ha convencido por cómo interactúa con mi libreta de contactos. Si le digo “Llama a María González” buscará automáticamente su número en mis contactos e iniciará la llamada, y si tengo a más de una me mostrará las opciones y se quedará escuchando para que le diga si quiero hablar con la primera, segunda o tercera.

Capturas4

También es capaz de buscar los teléfonos públicos en el propio motor de búsqueda de Google. Por ejemplo, si le pido que llame a un hospital o restaurante dándole su nombre, Google Now investigará cual es su número e iniciará la llamada independientemente de que lo tenga en la agenda o no. Es algo que me ha resultado bastante útil a la hora de ahorrar tiempo buscando yo el teléfono.

Y por último, como gran amante de la fotografía no podía acabar esta prueba sin probar las funciones de cámara. Diciéndole “saca una foto” Google abrirá automáticamente la cámara, pero de nuevo luego deja de escuchar. En mi caso, la app nativa de la cámara de mi móvil la tengo configurada también para que utilice sus propios comandos de voz, por lo que no tengo problema en sacar la fotografía que tengo sin tener que tocar la pantalla.

Más allá de eso, Google Now tiene decenas de comandos más, desde para medir los azúcales o calorías de un alimento hasta para decirte el valor en bolsa de una empresa o cuántos euros vale un dólar. Habrá algunas funciones que pueda utilizar alguna vez como la calculadora, pero por lo general la mayoría de ellas no las toco nunca en mi día a día.

¿Se puede utilizar Android sólo con la voz?

Realmente Android y Google Now aún están lejos de ofrecerte una experiencia completa mediante comandos de voz. Es efectivo, como hemos visto, a la hora de permitirte realizar tareas o acciones sencillas, pero cuando te quieres poner un poco más serio y trabajar mediante comandos de voz enseguida encuentras sus limitaciones.

Especialmente negativo, como he comentado antes, es que más allá de las aplicaciones propias de Google no seas capaz de interactuar con las de terceros. Sí, puedes aspirar a que te abra las aplicaciones que le pidas, pero una vez hecho se desentenderá y ya no habrá más interacciones que le puedas pedir. Vamos, muy lejos todavía de ser una alternativa al teclado y ratón.

Pero la base está ahí, los comandos que funcionan lo hacen muy bien, y la manera en la que el asistente reconoce e interpreta todo lo que le digas es muy buena. Simplemente aún no está preparado, por lo menos Google Now. Faltará entonces que Google Assistant empiece a extenderse para ver si este nuevo asistente es más completo.

Vía | Xataka

El nuevo Gigabyte Aero 15 no parece un portátil gaming con una GTX 1060, pero vaya si lo es

El pasado mes de diciembre os hablábamos de los Gigabyte Aero 14, equipos que destacaban por su diseño y por la presencia de una gráfica GTX 1060. La firma ha querido ofrecer una versión algo mayor de estos equipos y acaba de lanzar los Gigabyte Aero 15.

Como en el caso de los Razer Blade o los recientes Acer Predator Triton 700, estos equipos aprovechan la nueva hornada de portátiles gaming con un diseño menos agresivo en el que destacan unas líneas más delgadas y elegantes sin que eso comprometa las prestaciones.

Delgado pero sobrado en puertos de conexión

El equipo cuenta con una pantalla de 15,6 pulgadas con marcos especialmente delgados que recuerdan a los de los Dell XPS 13 y 15, eso hace que sus dimensiones sean mucho más comedidas (19,9 mm de grosor, 2,1 kg de peso) que las de diversos competidores. Esa pantalla es por el momento 1080p, pero en Gigabyte están preparando una versión con resolución UHD.

Aero1

En el interior encontramos los Intel Core i7-7700HQ Kaby Lake además de esas gráficas GTX 1060 con 6 GB de memoria de vídeo que ofrecerán margen de maniobra suficiente para la mayoría de títulos del mercado. Al procesador le acompañan 16 GB de RAM y diversas opciones de almacenamiento que se benefician de sus 2 ranuras M.2 PCIe para unidades SSD.

El teclado con retroiluminación LED es otra de las señas distintivas de un equipo que además nos proporciona un puerto USB-C con interfaz Thunderbolt 3, 3 x USB 3.0, HDMI 2.0, Mini Display Port 1,3, conector de auriculares, conector RJ45 y lector de tarjetas SD.

La batería de 94 Wh permite llegar a las 10 horas de autonomía en un uso normal, pero lógicamente si jugamos con este equipo esa cifra se verá reducida de forma notable. El precio parte de los 1.899 dólares, y es posible comprarlo en tres colores distintos: negro, verde lima y naranja.

Vía | Xataka

Samsung Galaxy S8+, análisis: el mejor teléfono del mercado es imperfecto, pero irresistible

Nos volvemos a encontrar siete años después, en todo este tiempo he estado analizando ininterrumpidamente muchos teléfonos, de demasiadas marcas, orígenes y niveles, pero la realidad es que los Galaxy S siempre se me habían escapado. Fue un placer conocer bien al teléfono que cambiaría la historia de Samsung, como lo es ahora encontrarme con el mejor teléfono del mercado.

Así, sin notas ni argumentos, me permitís que adelante que no hay nada mejor en diseño y tecnología que este Samsung Galaxy S8+, creo que poca gente discutirá conmigo sobre esto, y si lo intenta tiene las de perder. Sí, hace un par de semanas pensaba que esto era bastante perfecto, pero me han desmontado teorías y opiniones con este nuevo Galaxy.

Lo mismo en fotos que en persona, a veces tengo la sensación de tener un concepto entre manos, algo hermoso y adelantado a sus días, pero en su uso descubrimos con facilidad que es un elemento creado por el ser humano, así que no faltan detalles a mejorar, imperfecciones y extrañas decisiones. Con este análisis vamos a conocer todo lo posible al teléfono – cámaras, asistentes virtuales, rendimiento – y lo que supone su llegada a las tiendas. Vamos con el vídeo:

En esencia todos los teléfonos parecen el mismo, había que hacer algo diferente, algo que volviera a estimular este ‘aburrido’ mercado

A fin de cuentas estamos ante un teléfono móvil de gama alta del año 2017, esto es lo mínimo que podíamos esperar de Samsung tras el problemón que se encontró meses atrás con el Note 7. No solo tenía que hacernos olvidar ese episodio, también tenía que enamorarnos en un escenario apático: todo parece inventado y las mejoras incrementales terminan aburriendo al más entusiasta.

El Galaxy S8 no es tan revolucionario en su forma de funcionar, como en su aspecto: tengo claro que sus curvas van a dominar el universo móvil esta temporada, al menos hasta la llegada del próximo iPhone. Apple y su icono lo tienen complicado para mejorar significativamente esto en los diferentes apartados más importantes.

Galaxy S8+, especificaciones técnicas

SAMSUNG GALAXY S8+
DIMENSIONES FÍSICAS 159,5 x 73,4 x 8,1 mm (173 gramos)
PANTALLA Super AMOLED 6,2 pulgadas
RESOLUCIÓN 2.960 x 1.440 píxeles (529ppp)
PROCESADOR Qualcomm Snapdragon 835 o Exynos 8895
RAM 4GB
MEMORIA 64GB (microSD hasta 256GB)
VERSIÓN SOFTWARE Android 7.0
CONECTIVIDAD LTE Cat 16 (1000/150 Mbit/s), USB Type C 3.1
CÁMARAS Cámara de 12 megapíxeles. Cámara frontal de 8 megapíxeles
BATERÍA 3.500 mAh
PRECIO 909 euros
OTROS Sensor de Iris y ritmo cardíaco, carga inalámbrica, resistencia IP68

Un diseño que juega en otra liga

En el mundo de los teléfonos, más grande parece una de las únicas opciones de evolucionar, pero en los últimos dos años hemos estado comprobando que las marcas han conseguido meter pantallas mayores en el mismo espacio. El caso más extremo lo teníamos en el Mi Mix, una pantalla gigante en un tamaño todavía aceptable, pero por debajo han ido llegando propuestas mucho más prácticas como el LG G6. Ahora es turno de Samsung para mejorar lo bueno que ya tenía en catálogo.

Galaxy S

Los teléfonos más panorámicos no son un experimento, es la forma de mostrar más información sin perder comodidad de uso

Conseguirlo a este nivel está en la mano del que crea e innova con los componentes, como es el caso de Samsung. De paso se pone de acuerdo con sus vecinos de LG para decirle al planeta que los teléfonos tienen que ser alargados. Sobre la extraordinaria pantalla, no me extiendo ahora, le dedicamos un apartado a su innovador formato, también hablaremos sobre la tecnología empleada.

Lo que realmente hace Samsung con el Galaxy S8 es mezclar todas las tendencias más sonadas con éxito, ir un paso más allá: quita marcos, le da curvatura a los laterales y se carga el botón físico del frontal. En este proceso no se olvida de incluir los mejores componentes, tampoco obvia que el usuario ya se ha acostumbrado a que su teléfono sea resistente al agua (IP68).

El teléfono se ha diseñado con cinco colores, realmente bien elegidos: Midnight Black, Arctic Silver, Coral Blue, Maple Gold y Orchid Grey. A nosotros nos han dejado un Orchid Grey, que según la luz que le de cambia bastante de tonalidad. Todos cuentan con el frontal en negro.

La curva es por defecto, no hay opción plana

Hacemos una parada en la curva, es tan importante en el lenguaje de diseño de Samsung que para ellos ya no tiene sentido un Galaxy S “plano”. En esta generación desaparece esa opción y seguro que habrá gente que no le gusta la idea, pero me parece lógico que todo el esfuerzo se ponga en hacer algo diferente.

ComparativaAhí tenéis el frontal del S8+ a escala con respecto a un S7 edge, un LG G6, y el iPhone 7 Plus. Sobran las palabras

Hay que reconocer la maestría de Samsung para combinar cristal y metal de forma que parezca un único elemento, nada artificial y con una calidad de construcción superior. Sobre el papel es muy resistente por la utilización de la protección Gorilla Glass 5 en su frontal y en su trasera. Luego están las teorías que dicen que un teléfono sin redondeces es más duro, que es la que defiende LG. Yo me creo que es resistente, pero en la mano parece bastante frágil, bastante expuesto.

Puede ser la cosa más bonita del planeta que si luego no sienta bien en la mano, hemos perdido la mitad de los puntos. Pues en este sentido es sobresaliente, al ser compacto y al haber redondeado cada parte posible. Viene de serie con dos aspectos negativos: atrae-huellas y es muy resbaladizo. Recomiendo funda.

Sobre tamaños, estamos ante su variante más grande, la Galaxy S8+ con 6,2 pulgadas. De un plumazo nos hace olvidar al Note 7: es la mejor alternativa posible que podía plantear Samsung. Valorar esto es algo muy personal, pero prefiero el modelo más pequeño, y me parece que este mismo S8, con pantalla de 5,5 pulgadas hubiera sido todavía más cómodo y manejable, pero parece que han querido mantener dimensiones cercanas al S7 y no hacer algo más pequeño.

Al ser tan alto no se llega bien a la zona superior con una mano, eso es algo con lo que podemos vivir y común a muchos teléfonos, pero lo que sí es positivo es que es algo más estrecho. Repito, es resbaladizo, pero muy cómodo de coger y maniobrar con él, incluso en personas con las manos pequeñas.

Los botones de volumen están a la izquierda y demasiado arriba, lo están por dejar espacio al botón dedicado a Bixby, lo que a veces causa que nos equivoquemos a la hora de bajar el volumen. Es tan importante el asistente de cara al futuro del software de Samsung, que le han creado un botón físico (ya están encontrando la forma de usarlo para otras cosas).

Boton FrontalNi rastro de botones, el frontal es todo pantalla. En su lugar hay un sensor de presión y una barra de navegación que se dibuja en pantalla cuando hace falta

Demasiados elementos en la zona superior del frontal: hay un LED (RGB) para notificaciones y estados, el escáner de iris que se divide en dos partes al utilizar infrarrojos, y la cámara frontal de 8 megapíxeles.

Terminamos con el diseño de la zona de la cámara, estéticamente queda bien que los cuatro elementos traseros – cámara, flash sensor de huellas, sensor cardíaco – estén colocados en simetría, y sobre todo destacamos que no hay ninguna joroba. Al controvertido sensor de huellas le dedicamos unas palabras un par de puntos más adelante.

Adiós al botón frontal

Era el paso siguiente si quieres que el frontal sea tan limpio como el del Galaxy S8, y es algo que vamos a ver replicar en muchos teléfonos en los próximos años – ya había, solo digo que lo convertirá en algo normal -. Pues eso, que el botón físico desaparece del mapa y nosotros no lo echamos de menos, la verdad.

Ahora tenemos los botones de navegación en pantalla – personalizables – que encontramos en multitud de teléfonos Android, con la particularidad de que hay un sensor de presión en la zona central, también una retroalimentación en forma de vibración. La pulsación está muy conseguida, Apple demostró que algo así era posible con su Taptic Engine.

En lo que respecta al funcionamiento, creo que es incluso más rápido de usar que el botón del S7. En su disposición en el teléfono se me queda un poco abajo, pero es algo a lo que me he ido acostumbrando. El problema gordo está en que no hay lugar para el sensor de huellas.

Sensor de huellas: posición poco intuitiva

cosasEl sensor de huellas va a la espalda, mucha polémica con su ubicación. Tenemos ranura para tarjetas microSD, carga rápida de la casa, y en el paquete de compra vienen un par de adaptadores para jugar con microUSB y USB-Type C

Desaparece el botón, desaparece el sensor. Lo han puesto en la parte trasera, como hace LG y otros muchos. Lo discutible en sí no es la posición trasera, es que es pequeño, está muy alto y justo al lado de la cámara: nos equivocamos muchas veces a la hora de poner el dedo y manchamos la lente de la cámara.

El sensor de huellas reconoce gestos: se puede bajar la barra de notificaciones con él

Todos los rumores apuntan a que Samsung habría buscado la forma de colocarlo bajo la pantalla, pero esto era algo muy complicado de hacer tan pronto y la solución trasera habría sido una solución intermedia. Me lo creo y me pregunto si conseguirá esto Apple con su próximo teléfono. Si no te gusta el sensor de huellas, hay dos alternativas que no pueden funcionar a la vez:

  • el sensor de iris: se estrenó en el Note 7 y parece ser el más seguro de los métodos. El escáner funciona rápido cuando nos acostumbramos a jugar con la distancia correcta, incluso cuando hay poca luz ya que tira de infrarrojos. Pero no lo uses a pleno sol, no funcionará bien al necesitar que tus ojos estén bien abiertos. Nos cuentan que con gafas también falla bastante.
  • el reconocimiento facial: esta opción es nueva, y más simple ya que funciona con la cámara frontal, cosa que nos limita bastante si la oscuridad es importante. En buenas condiciones se muestra bastante rápido, pero es fácil de engañar con una simple fotografía.

La pantalla domina el frontal del teléfono

La pantalla es más alta, igual que ocurre en el LG G6. Ese es el principal cambio que nos encontramos en esta generación, y viendo que esas dos marcas apuestan por ello, tardaremos poco tiempo en ver que otros le siguen los pasos. Si no le siguen el rollo a Samsung, tampoco habrá demasiado problema: se venderán tantos millones que los desarrolladores y creadores de contenidos sabrán adaptarse (Google tampoco los dejará de lado).

Collage

Ser más alta no implica ser más grande, aunque esas 6,2 pulgadas nos estén liando un poco. Nos hemos acostumbrado a medir a las pantallas por la distancia que marca la diagonal entre esquinas opuestas, pero si estiramos mucho el teléfono en su parte más larga, ese número crece bastante. En la práctica mantenemos el ancho de un Galaxy S7, con un espacio extra en altura.

Sí es cierto que en menos espacio hay más pantalla, pero esto tiene más que ver con la capacidad de Samsung para eliminar marcos en todos los laterales posibles, que por hacerla más alta. Este trabajo de miniaturización y disminución de espacios muertos es impresionante. Lo vimos en menor medida en el LG G6 y en el Mi Mix, pero es que aquí se juega además con la curvatura de la misma.

La mejor pantalla que podemos encontrar en un teléfono es larga, pero se puede usar con una mano

Con los móviles empezamos a entrar en el juego de formatos que llevamos años encontrándonos en monitores, portátiles, incluso tablets. ¿Interesa más cuadrado o más panorámico? Pues depende de gustos y usos, también de que haya contenido y aplicaciones que saquen provecho de las nuevas proporciones.

La lógica dice que el consumo de contenidos multimedia, o juegos, es más agradable en pantallas panorámicas, a mi me gusta más así: desde que estoy usándolo, rara vez me apetece cambiar al iPad o al portátil para ver vídeos, me parece que aquí los veo con más calidad y comodidad. Al tratarse de un dispositivo al que no le pedimos tener multitud de ventanas al mismo tiempo, creo que la nueva proporción terminará siendo práctica.

¿La aprovechan las aplicaciones? No demasiado, el alargamiento no inventa una nueva forma de usar el teléfono, ni aporta algo especial en el uso – mostrar más información sobre lo mismo, eso sí -. Algunas aplicaciones están adaptadas, otras no, algo que también pasa con los vídeos: Netflix y Amazon están trabajando en servir los contenidos en este formato.

¿Es más incómoda de usar? No, al mantenerse el ancho de pantalla podemos usarlo con una mano sin mayor problema. Es algo que también ocurre con el LG G6, que he podido usar más tiempo, y doy fe de que mantiene comodidad, añadiendo más espacio para la información. Entre estos dos, me parece algo más amigable de usar el LG, será por sus formas cuadradas, o por dar la sensación de ser más robusto, menos resbaladizo.

Super AMOLED a la última

Pantalla Nina

Entendido el formato, vamos a conocer la tecnología empleada. La pantalla está concebida con lo último en paneles Super AMOLED, con una resolución nativa de 2.960×1.440 píxeles y una densidad de 530ppp. Siendo más concretos con el formato de pantalla comentado en el punto anterior, se trata de un panel 18.5:9 (el LG G6 es 21:9).

La pantalla es el 84% del frontal, el protagonista absoluto del teléfono: los contenidos flotan

Esto no es una herramienta profesional en la que los colores se tengan que mostrar de forma ideal, pero se agradece que al margen de la calibración que Samsung quiera darle, se pueda conseguir llegar a los mejores niveles. En reproducción sRGB y brillo – cercano a 600 nits – está en el primer puesto de los teléfonos Android, de hecho está certificado para reproducir contenido HDR. Como los últimos iPhones, también cumple con el estándar DCI-P3.

Como hablamos en el análisis del LG G6, hay mucho recorrido que hacer con esto del HDR en el móvil: realmente no se pueden cumplir con sus especificaciones con lo que se necesita en este tipo de estándares, pero la industria quiere que esté ahí, en nuestros bolsillos. Con ello se pretende presentar mejor el colorido y contraste en cada escena, utilizando para ello las capacidades dinámicas de los paneles, como jugar con el brillo frame a frame.

Siendo muy exigentes con Samsung, encontramos que la pantalla AMOLED no es mucho mejor que la que ya teníamos en un Galaxy S7, pero a nosotros nos parece perfecta para la ocasión: contraste espectacular, altos niveles de brillo que nos dejan ver el teléfono sin problema en exteriores y colores muy llamativos que podemos alterar un poco en configuraciones.

¿La mejor pantalla para verla en FullHD+?

Comprendo que es una medida para mejorar el rendimiento y la autonomía, pero no, gracias, prefiero que mi teléfono funcione al máximo de sus posibilidades. Aunque está bien tener la opción, nunca se sabe si nuestras necesidades van a cambiar en determinadas circunstancias.

NologoVale, lo que hay en medio es un Galaxy S7 edge, pero quería enseñaros que ya no hay logo de Samsung en el frontal, como veis a la izquierda. A la derecha el Galaxy S original, siete años han pasado

Me explico mejor, el teléfono viene de serie funcionando con una resolución efectiva de 2.220 x 1.080 píxeles, algo así como un Full HD para la ocasión. Eres tú el que tiene que cambiar esta opción, o bien lo hará el sistema o las aplicaciones cuando consideren necesario. La opción más alta es WQHD+, que son 2.960×1.440 píxeles.

La simpleza de líneas lo hace mucho más elegante y sofisticado que el S7, por no haber no hay ni logo ‘Samsung’ en el frontal

Existe un modo inferior de resolución llamado HD+ que baja hasta los 1.480 x 720 píxeles. Todo esto está montado pensando exclusivamente en mejorar el consumo de batería, que no es el apartado más espectacular del nuevo Galaxy. ¿Te preocupan los toques accidentales en la pantalla? Mi experiencia es bastante buena, Samsung ha trabajado para que los laterales curvados no se muestren torpes en su actividad.

No tengo dudas, esta es la mejor pantalla del mercado en un dispositivo móvil – que yo haya probado, claro -, está integrada de forma magistral en un teléfono que a día de hoy no tiene rival en sofisticación y diseño. En cuanto al nuevo formato, me parece un paso interesante, a seguir, pero tampoco es ninguna revolución.

Sobre el tinte rojo de pantalla, que no se reproduce en mi unidad, hay una solución en forma de actualización.

Nuevo Exynos, no noto la evolución

Más complicado que nunca establecer valoraciones del hardware empleado sin tener en cuenta el nuevo software de Samsung, pero primero vamos a conocer un poco mejor a los ingredientes. Creo que todo el mundo sabe que Qualcomm y Samsung han trabajado juntas en el hardware que llevan los S8, eso le ha dado una ventaja importante en el mercado.

Nos pueden contar que el Snapdragon 835 está concebido con tecnología de fabricación de 10nm, que es un 27% más rápido y un 40% menos glotón, pero en la práctica la cosa no se nota demasiado. Es así, y también lo es con el caso que nos ocupa, el Exynos 8895.

Circuito

Está claro que si pagamos este dineral por el mejor teléfono del mercado, también queremos lo más moderno dentro de él, así que no seré yo quien se queje, es más, lo valoro por lo importante que puede ser para el futuro del teléfono – optimizaciones, actualizaciones -. Otra cosa es decir la verdad, y en la práctica, no hay una mejora significativa si tienes un Galaxy S7, ni tampoco vas a disfrutar más la experiencia Android que si tuvieras un OnePlus 3 o un Nexus.

¿Van las aplicaciones por detrás del hardware? No noto en el día a día la ‘increíble’ evolución de los Exynos o Snapdragon

De hecho no es ni siquiera el teléfono más potente del mercado, en el conjunto de sus especificaciones: tiene 4GB de RAM cuando hay otros que ya llevan más, y la memoria interna disponible es de 64GB – UFS 2.1 -, también doblada por otros teléfonos. Hay que decir que seguimos contando con ranura para tarjetas microSD, gracias Samsung.

El teléfono es rápido con el sistema, aunque tampoco es la personalización más fluida que me haya encontrado. También lo es con cualquier aplicación exigente que queramos cargar, no hay problema con esto. La realidad, en mis manos, es que tampoco había problema con el Snapdragon 821 del LG G6, así que no me volvería loco con las diferencias, a menos que me cobren mucho más por ellas.

Benchs

Obviamente en benchmarks la cosa sí se nota. Este nuevo Exynos es un monstruo a la hora de trabajar con múltiples tareas, su fuerte está en los ocho núcleos de los que dispone, con los que barre al resto de soluciones del mercado. El pero de siempre está en que la mayoría de cosas que se hacen en un teléfono tiran de un único núcleo, y ahí el rey es el iPhone 7 y su corazón de cuatro núcleos a mucha velocidad: creo que Apple sigue sabiendo optimizar mejor el conjunto.

En este punto alguno me podría decir que valoro mucho el teléfono de Apple, apartado por apartado, y lo suelo comentar en ‘análisis Android’. Pues sí, me parece que Apple trabaja el conjunto de forma estupenda, es su fuerte. Donde está un paso por detrás, en mi experiencia, es en el software: Android ha evolucionado demasiado en los últimos dos años, es una delicia ver cómo de completo es el sistema – posibilidades, personalización, flexibilidad -, a pesar de que no esté tan optimizado.

Volviendo al panorama Android y competidores con hardware similar: donde sí se pueden abrir diferencias es en el trabajo gráfico, ahí la nueva GPU Mali – y la Adreno 540 – son significativamente más potentes que lo que hay en un Snapdragon 821. Se podrá notar en juegos muy exigentes que tengan que llegar, o en el uso del teléfono con realidad virtual.

Rend

No me interpretéis mal, me encanta el hardware elegido y hay mucho potencial, pero me gustaría que se notara de alguna forma, aunque sea en autonomía, que no es el caso. También entiendo que hay cosas menos visibles pero muy exigentes, como el desempeño que tiene con la cámara o la aparición del accesorio DEX.

Para los más puntillosos, comentar que nuestro modelo, el que lleva Exynos, es ligeramente mejor en pruebas que el que cuenta con el hardware de Qualcomm. Dicho sea de paso, el teléfono no parece sufrir nunca ningún tipo de problema relativo a calentamientos, algo que ya consiguieron con los Snapdragon 820, pero que fue un dolor de cabeza con los 810.

Dos auriculares inalámbricos a la vez

Entrando en temas de conectividad vemos que Samsung aquí no tiene lagunas. Lo más llamativo es el soporte de Bluetooth 5, del que os hablamos con mayor detalle aquí. En resumen, presume de mayor rango, velocidad y la posibilidad de conectar dos auriculares inalámbricos a la vez.

La conectividad en el Samsung Galaxy S8, independientemente de si su chipset es Exynos o Snapdragon, va a ser difícil de superar: LTE Cat 16, WiFi ac de doble banda o el citado Bluetooth v 5.0 (2Mbps). Tampoco se olvidan del soporte ANT+, un puerto USB Type-C, NFC, Samsung Pay, o todas las tecnologías de localización (GPS, Galileo, Glonass, BeiDou).

Coche AmarilloLa evolución en diseño es grande y se nota, en hardware interno también existe, pero yo no la noto tanto. El que tenga un Galaxy S7 edge sigue teniendo un bólido. Gracias a CranioDsgn por dejarme sus coches

Samsung, conservadora con la autonomía

Ya os lo contamos en el apartado de la pantalla, pero os recordamos que el teléfono puede cambiar la resolución con la que está trabajando para mejorar la autonomía. Mi tiempo de prueba no da para florituras, así que desde el minuto cero he estado jugando con el teléfono a tope de posibilidades, que me parece que es lo normal que hay que hacer con él: aprovecharlo como merece.

La batería de nuestra versión es de 3.500mAh. Podemos decir que es la principal diferencia con el modelo ‘pequeño’, que lleva 3.000mAh. Con el episodio del Note 7 lo que parece seguro es que el control de calidad de las mismas es máximo, podemos estar tranquilos.

Siempre me gusta echar un ojo en la red a las experiencias que van teniendo usuarios que llevan más tiempo con el teléfono, ya que esa es la única forma de conocer realmente su rendimiento. La sensación general, que comparto, es que no hay una gran mejoría con respecto a S7 edge (3.600mAh).

Samsung ha jugado muy seguro con la batería, tamaño conservador y ninguna revolución con la autonomía

Hay más superficie de pantalla y píxeles que alimentar, y para eso está la nueva tecnología hardware – 10nm, OLED – y software – optimización -, pero tampoco se consigue revolucionar en este aspecto. Bien podrían haber optado con densidades y formas más complejas, incluso un grosor más ancho, pero parece que Samsung aquí no quería juegos.

Lo dicen los benchmarks, también la experiencia que estamos teniendo: un día dándole bastante batalla – unas 5 horas la pantalla encendida – nos coloca por debajo del 15% en el medidor de batería a la hora de cenar. Si en la jornada usas mucho la cámara, especialmente en vídeo, ese cifra la podemos dar por muerta.

NegroEl ‘Always On Display’ es tan útil como glotón, si tenemos necesidad de aguantar algo más con el teléfono vivo: desconéctalo y cambia la resolución de pantalla

Oficialmente se dice que hace 16 horas continuas de vídeo, 67 horas de música, o una navegación de 14 horas con un uso mixto de WiFi y LTE. Samsung asegura que también será más resistente al paso del tiempo, algo que nos parece muy positivo de cara al ciclo de vida que suele tener un teléfono: la nueva batería se degrará un 5% el primer año, por un 20% en el caso del S7.

A mi me gusta mucho usar el ‘Always-on display‘ para estar “notificado” sin encender el teléfono, pero soy consciente de que esto gasta bastante batería, a pesar de ser tecnología OLED. Apagarlo y jugar con resoluciones inferiores nos estira bastante la autonomía, hablamos de un 10% al final del día.

Como en el S7, los nuevos S8 utilizan la tecnología de carga rápida de la casa llamada ‘Adaptive Charging’, que está relacionado con el Quick Charge 2.0 de Qualcomm. No es la más rápida, tarda una hora y tres cuartos en rellenar el teléfono; con media hora tenemos el 50%. Un apunte, llevo tres años usando teléfonos con carga rápida, ya me eduqué a cargar más veces durante el día, supongo que no seré el único.

Un punto a destacar es la continuidad en la carga inalámbrica en los dos S8, que es muy cómoda en determinadas circunstancias: si no queremos tanta rapidez, lo vamos a estar usando y el cable nos incomoda. Funciona tanto con Qi como PMA y Samsung promete en un futuro cargadores tan rápidos como el cable. Lo siento, no he podido probar nada de esto.

Sinceramente, pocos teléfonos serán recordados por marcar diferencias en este aspecto, el que quiere algo más competente tiene que mirar a aquellas soluciones en las que meten muchos mAh, o bien comprar fundas con batería adicional. Resumen: a cargarlo por las noches, o a hacer cargas rápidas más veces durante el día.

Auriculares de calidad, de serie

AkgLos auriculares AKG que vienen de serie ofrecen mucha calidad, es un punto a favor del S8. Aprovecho para enseñaros la pantalla del teléfono desde el lateral, la curvatura la hace visible

Primero vamos con el altavoz, colocado en la zona inferior, como es habitual. Es realmente una oportunidad perdida por parte de Samsung para hacer algo mejor, algo en la línea del último iPhone: usar el auricular superior para lanzar una segunda fuente de sonido y crear una especie de ‘sonido estéreo’.

Vale, suena bastante bien y es más potente que en el Galaxy S7 o en el LG G6, pero teniendo en cuenta que es un teléfono tan ideal para consumir multimedia, estarían bien unos altavoces mejores. Puestos a pedir, hubiera sido inteligente aprovechar el buen hacer de Harman Kardon – ahora de Samsung – para mejorar este aspecto.

Turno para la salida de auriculares, que ofrece una fantástica calidad a través del conector; seguimos valorando que sigue presente en la zona inferior del teléfono.

Los auriculares son AKG, aquí sí han aprovechado la adquisición de Harman. Otro punto para Samsung al incluir una unidad que es significativamente mejor que cualquiera de las que nos regalan teléfonos de gama alta. Son tipo in-ear y están valorados en 100 dólares – eso dicen -, ofrecen micro.

TouchWiz progresa adecuadamente

Para gustos colores, pero la sensación que tengo con TouchWiz desde tiempos inmemorables es que molesta más que ayuda, como casi todas las personalizaciones. Puedo decir que incluso resta puntos en el global, conseguidos con méritos por otros apartados como el diseño o la pantalla. Normalmente sobran muchas aplicaciones redundantes, incluso es ineficiente, o al menos menos intuitivo que el Android que propone Google.

Bixby

Entiendo que Samsung quiere ofrecer personalización y diferencia, pero cuanto más cerca estemos del Android básico, mejor irán las cosas. Esto es lo que han hecho en este “TouchWiz 2017”: acercar muchos comportamientos, accesos y funcionalidades a la forma en la que lo hace el Android de Google, cualquiera que llegue de un Nexus o un OnePlus, se sentirá más cómodo.

TouchWiz es más bonito que nunca, pero este no es el teléfono para los puristas de Android

En cuanto al diseño de la interfaz, pues no podemos decir otra cosa que está muy trabajado, es muy consistente y altamente personalizable, sin duda tiene cosas que otorgan mucha personalidad al teléfono. Pero lo siento, de nuevo me quedo con Material Design: ya me he acostumbrado a la forma de hacer las cosas de Google.

Aplicaciones propias sigue habiendo a montones, algunas haciendo lo mismo que hacen las de Android, pero ahí están y algunas son bastante buenas: muchas herramientas Edge que aprovechan el borde de pantalla, la completa captura de pantalla, el Always On Display, o la presentación en aplicaciones en pantalla partida. Esto último Samsung lo lleva a un punto que no consiguen otras personalizaciones: podemos hacer ventanas flotantes, cambiar su tamaño, recortarlas, o pasar a modo apaisado.

Se me hace imposible hacer un análisis exhaustivo de TouchWiz, pero sí quiero destacar cosas como los gestos que implementa para hacer cosas importantes. En la pantalla de inicio no hay un botón para ir al cajón de aplicaciones: hay que hacer un gesto hacia arriba o hacia abajo en medio de la pantalla.

Hay que comentar que Microsoft mete mano aquí – paga – e incluye un buen catálogo de serie: Skype, Excel, World, OneDrive o Powerpoint. De los 64GB del teléfono, el sistema ‘Android 7.0 Nougat’ y las aplicaciones de Samsung se comen 16GB.

Comienzo descafeinado para Bixby

Bixbybis

Nos quieren hacer entrar en el mundo Galaxy al presentarnos resultados de búsqueda en su tienda o en su galería de fotos. Soy pesado, pero prefiero Play Store y Google fotos. Tampoco encuentro el factor diferencial en Bixby, el asistente que se estrena en el teléfono y está todavía a medio cocinar y limitado al inglés y el coreano. Mejor usar Google Now y los servicios asociados.

Los más antiguos recordarán que Samsung ya jugó con asistentes de voz: S-Voice en el S3

La pantalla Home de Bixby aparece de dos formas, o bien pulsamos su botón dedicado, o nos movemos hacia el primer escritorio a la izquierda. Pero realmente está pululando por el teléfono y conforme esto crezca estará más presente: quieren que cada acción táctil se puede hacer con un comando de voz.

Ahora mismo parece bastante potente en el tema de reconocimiento de imágenes, llamado Bixby Vision: mediante inteligente artificial reconoce elementos en nuestras instantáneas y nos los relaciona con Internet, mandándonos a tiendas como Amazon, o bancos de imágenes como Pinterest.

Otra parte importante de TouchWiz que no hemos podido probar en este análisis es la interfaz rediseñada para convertir el equipo en un ordenador, gracias al sistema DeX. Ojalá pronto podamos echarle el guante de una forma más seria (hicimos una toma de contacto), es algo que puede condicionar la nota final en software.

Pantalla larga, aplicaciones que se adaptan

1bis

Samsung ha hecho un buen trabajo con esto, inicialmente. La mayoría de aplicaciones importantes, como ocurría con el LG G6, se adaptan a las nuevas proporciones (18.5:9). En el caso de que no, podemos forzar en un menú a que aprovechen todo la pantalla disponible.

Los contenidos escalables no tienen demasiado problema, pero los vídeos y fotos algo más ya que deben estar creados para la proporción si no queremos ver dos buenas franjas negras (las fotos y vídeos que hace el teléfono no lo aprovechan). Aplicaciones como YouTube están ya preparadas para mostrar el contenido lo mejor posible.

Le pongo muchas pegas al conjunto, pero lo valoro como notable, simplemente me parece que está un paso por detrás de la ejecución de la parte hardware, que es magnífica. Será muy interesante conocer la evolución de Bixby, ya que esto no es un experimento pasajero.

Sobre actualizaciones, no queremos poner la sal en la herida, pero Samsung no es especialmente rápida con esto ya que quiere personalizar y poner todo a su manera antes de lanzar al mercado. Para los que quieran Android O, pueden esperar fácilmente unos seis meses desde que lo veamos aparecer en dispositivos Nexus. Ojalá me equivoque.

2bis

Prefiero una cámara excelente a dos notables

La teoría más o menos la teníamos clara, os explicamos todo lo que sabía sobre la cámara del Galaxy S8 en el momento de su presentación. Ahora vamos a hablar de pruebas, pero antes de entrar en faena hay que reconocer que esta solución se porta bien en cualquier circunstancia: es una cámara tan rápida como segura.

Samsung ha trabajado en esta actualización el procesado de imagen, con estupendos resultados

Los ingredientes hardware son prácticamente los mismos que en el Samsung Galaxy S7, lo que rápidamente nos lleva a criticar el conservadurismo. Pero hay avances en la forma en la que funciona el sistema, y la verdad, la calidad en todo caso es sobresaliente, no pienso volverme loco en atizar la posible falta de innovación.

Todo el que sigue este mundillo de cerca sabe que hay un teléfono creado por Google que más o menos establece la referencia en cámaras: Google Pixel es el que mejor opción de sensor lleva y mejor se porta cuando se marcha la luz. Es caro, difícil de conseguir, y no es tan redondo como nuestro Samsung.

Camara2

¿Por qué hablar de Pixel ahora? Los coreanos han tomado prestada una idea muy interesante de ellos: el sensor de 12 megapíxeles del coreano realiza varias imágenes a la vez, de forma transparente al usuario, para unirlas de forma inteligente y conseguir la mejor toma. Fotografía computacional en el S8, con una sola lente, que dicho sea de paso cuenta con una apertura máxima f/1,7.

En el teléfono de Google esto es una opción que entra en escena con el modo HDR+, en el de Samsung siempre funciona. Creo que donde más ha mejorado el teléfono es en las tomas con poca luz, y eso es trabajo de software por parte de Samsung. A plena luz del día es difícil encontrar diferencias con el Galaxy S7: tenemos algo más de detalle – o menos suavizado por software -, bastante rango dinámico, con unos colores atractivos y menos exagerados. Peca un poco de contrastar las imágenes, que se ven geniales en la pantalla OLED, pero pierden algo de gracia en un monitor.

Sigue contando con el sistema de enfoque más rápido – Dual Pixel -, no se le escapa un elemento en movimiento o cambios rápidos de escena. Curiosamente las mejores imágenes que registra, con 12 megapíxeles, se toman en formato 4:3, que es muy diferente al formato de pantalla.

Interfaz Camara

En mi lista de teléfonos con mejores cámaras, el Samsung sigue estando en la mejor posición junto al iPhone, ambos saben hacer las cosas bien sin complicar (Pixel puede conseguir más calidad, pero no es tan completo). Si en lugar de disparar sin pensar demasiado queremos controlar más las cosas, también hay una opción Pro bastante competente: tocamos velocidad, ISO, balance de blancos, grabar en RAW o enfoque.

Hablando de interfaces, la del teléfono es al mismo tiempo completa y fácil de usar, por no hablar de lo rápido que funciona todo, tanto en activación como en la grabación de los contenidos. Una cosa que no me gusta es que el modo vídeo esté solapado con el de foto, me hubiera gustado más unos controles y pantallas dedicados (no veo el formato hasta que no le doy a grabar), ya que el vídeo es uno de sus puntos fuertes.

Como a mi es algo que no me interesa nada, no voy a entrar demasiado en añadidos. Comentar que tenemos filtros, efectos o pegatinas, los hay para aburrir y están integrados en la interfaz principal.

Ejemplo1Espectacular, lo mismo te hace un macro de calidad que te recoge escenarios abiertos con detalle. El S8 tiene una cámara todoterreno, haya luz, o no haya, en foto o en vídeo
Ejemplo2He tomado la misma foto de portada del artículo con la cámara del S8, si la retocara un poco prácticamente me valdría para ilustrarlo. Todas las fotos las tenéis en las galerías a tamaño completo, a continuación:

Grabando vídeo, ligera mejora

Curioso, pantalla ultrapanorámica y ningún modo de vídeo que nos permita grabar en ese formato

Samsung ofrece una máquina de fotos muy completa en espacio reducido, pero también de vídeo. La estabilización de imagen del sensor Sony es muy buena, a lo que hay que añadir un sistema electrónico de estabilización por parte de Samsung, disponible incluso en modo 4K.

La capacidad máxima de grabación que tenemos es 4K a 30 imágenes por segundo (48 Mbps), si bajamos a 1080p los frames pasan a ser 60 (28Mbps). Si queremos modos de alta velocidad, hay que irse a 720p, donde tenemos unos espectaculares 240fps.

El tiempo de grabación máximo es de diez minutos, algo que vemos que sí ha cambiado con respecto a S7, donde no había limitación. Por lo demás las cámaras son bastante similares en el modo vídeo. Miento, el sistema EIS de estabilización no se podía usar en 4K en el S7, el enfoque automático también nos parece mejor.

La cámara frontal sí evoluciona

El cambio principal en las cámaras viene en el frontal, ahora pasamos a tener una unidad de 8 megapíxeles, que obviamente recoge fotos y vídeos más nítidos, pero también mejor enfocados gracias a un sistema automático que no es muy frecuente en estas soluciones.

Ganamos en casi todo, además de ser tomas más aprovechables por tamaño, también funciona mejor cuando la luz es complicada. También ayuda que lleva una lente con una apertura f/1,7.

La nueva calidad de la cámara permite que sea usada como uno de los sistemas de autenticación del teléfono. A la hora de grabar vídeo también hay una mejora significativa, con la posibilidad de registrar en formato QHD.

Entre los diferentes modos y efectos que nos ofrecen, me llama la atención tanto el “wide selfie” como el modo selectivo de enfoque, que nos permite crear cierto aspecto de profundidad con el desenfoque.

Frontal

Lo mejor, hasta que lleguen dos cámaras

Tenemos las cámaras que podemos exigirle a Samsung en un terminal de gama alta, así que todos tranquilos, pero también sabemos que los coreanos terminarán usando configuraciones dobles en algún momento, y eso supongo que será con el Note 8. Sinceramente, prefiero que me den esto ahora, a un experimento con dos cámaras de menor calidad, o a medio cocinar.

De las tres principales opciones con doble cámara que tenemos en el mercado, tenemos que recordar que LG pasa bastante de sumar la información de los dos sensores, así que poca fotografía computacional por ahí. Apple y Huawei sí tiran por ese camino, que creo que es el que tomará Samsung cuando nos ofrezca esta posibilidad.

El Galaxy S8 va a estar una buena temporada reinando entre los teléfonos más conocidos, pero estoy seguro de que el próximo iPhone dará una vuelta de tuerca en este apartado, por no hablar de un próximo Pixel 2: Google está muy comprometida en mejorar por software las cámaras móviles.

La opinión de Xataka

Si tuviéramos que imaginar el teléfono perfecto para 2017, sería algo parecido a este Galaxy S8: la pantalla más impresionante del mercado, acompañada por una cámara genial; hay una mejora en diseño que parecía imposible sobre lo enseñado en LG G6 y Mi Mix, todo ello siendo además tan resistente y potente como el que más. Estéticamente es el teléfono más deseable del mercado.

Final

No pararía de decir bondades, pero también hay cosas que no lo hacen brillar más, o no hacen que el S8 sea un teléfono mejor: el software de la casa me parece peor propuesta que Android básico, nos presentan con demasiada importancia a un Bixby que está muy verde. También hay elementos a los que le dan mucho bombo y están mal diseñados o voy a usar poco: sensor de ritmo cardíaco, iris o huellas.

Samsung se metió en los talleres con la idea de crear un producto que hiciera olvidar fallos del pasado, que mejorara significativamente al Galaxy S7. Ha conseguido demostrar de nuevo que es que el líder en el mercado Android, y tiene un arma consistente para hacer cuota de mercado en la gama alta y aguantar la embestida del próximo iPhone.

Teniendo presupuesto este es el mejor Android que podemos comprar. Si me permitís la opinión, me gusta más el modelo pequeño de S8

Hablo del iPhone por que hablo del mercado de teléfonos muy caros, que es donde que compite y donde más sofisticación y diferencia podemos encontrar. Es una realidad que el planeta – afortunadamente – apuesta cada vez más por una gama media vitaminada que nos ofrece una experiencia parecida por la mitad de precio – Huawei, OnePlus -. También está la inteligente opción de elegir un flagship del año pasado, por ejemplo, el mismo Galaxy S7.

Si tienes un Galaxy S7, apuestas por esta marca y después de haber leído todo esto crees que no te merece la pena cambiar todavía: posiblemente tu mejor momento llegue con el ‘posible Note 8’ a finales de año, será la respuesta actualizada al nuevo iPhone, con al menos todo lo que hemos conocido en este S8.

9,3

Diseño9,75
Pantalla9,5
Rendimiento9,5
Cámara9,5
Software8,5
Autonomía9

A favor

  • La pantalla es impresionante, lo mismo que su integración en el cuerpo
  • Diseño del futuro, calidad de construcción máxima con resistencia al agua
  • Una de las mejores ‘cámaras móviles’, en cualquier circunstancia
  • Cámara frontal muy mejorada, con enfoque automático
  • Rendimiento al mejor nivel
  • Los auriculares AKG
  • La personalización Android ha mejorado

En contra

  • La ubicación del sensor de huellas
  • Bixby está a medio cocinar
  • Podrían haber colocado unos altavoces estéreo
  • Conservadores con el tema de la batería
  • El reconocimiento de Iris y cara no me termina de convencer
  • La cámara mantiene el nivel, no se han atrevido a duplicarla
  • Valoro la mejora pero sigo prefiriendo Android básico

 

Vía | Xataka

El formato MP3 que revolucionó la industria musical ya es libre como el viento: adiós a las patentes

El formato MP3 revolucionó el mundo de la música. Para bien o para mal, este formato de codificación de audio logró que escuchar (y compartir) música a través de internet se popularizara de tal forma que toda la industria acabó adoptando esta u otras soluciones para acabar dando el salto a un modelo en el que el formato físico cedía el protagonismo a las descargas y al streaming.

La tecnología, no obstante, estaba sujeta a patentes que eran defendidas por Technicolor, pero dichas patentes —aún vigentes para los encoders, por ejemplo— expiraron el pasado 16 de abril de 2017 totalmente. El MP3 es ahora más libre que nunca.

Hasta nunca, patentes MP3

Los responsables de Fraunhofer IIS explicaban hace unos días cómo “el 23 de abril de 2017, el programa de licencias de mp3 de Technicolor para ciertas patentes y software de Technicolor y Fraunhofer IIS relacionados con el mp3 ha expirado“.

Fraun

En ese mensaje se agradecía a todas los que han licenciado la tecnología por su apoyo a un formato que se convirtió en el “codec de audio defacto a nivel mundial durante las dos últimas décadas”, y destacaban que aun habiendo códecs de audio más eficientes, mp3 sigue siendo “muy popular entre los consumidores”. El éxito de MP3 fue paralelo al del legendario Winamp, el reproductor que se convirtió en ese símbolo de un cambio de aires en la industria del audio.

Esas patentes han sido muy beneficiosos para sus propietarios: se estima que gracias a ellas la Fraunhofer Society logró unos ingresos que llegaron a los 100 millones de euros en 2005. Esas cantidades de dinero hicieron que otras muchos intentaran coger un pedazo de ese jugoso pastel, y los juicios y demandas entorno a quién poseía qué en el segmento de MP3 han sido frecuentes.

Las distros Linux, entre las grandes beneficiadas

Esas alternativas siguen sin lograr minar la popularidad del formato MP3, que con el fin de la validez de las patentes podrá usarse sin restricciones en todo tipo de escenarios.

Fedora

Uno de los casos más conocidos era el de las distribuciones Linux, en las que a menudo nos encontrábamos sin reproducción nativa de contenidos MP3 por esas patentes. En la documentación de Fedora, por ejemplo, se indicaba cómo desde el 11 de octubre de 2016 esta distribución ya podía incluir reproductores MP3 ya que habían expirado las patentes para la reproducción de música.

La codificación de archivos MP3 —crearlos a partir de un CD en Fedora, por ejemplo— no era “permisible porque requiere tecnologías patentadas y el propietario de las patentes no ha proporcionado licencias compatibles con los requisitos de Fedora”. Ni Technicolor quería ceder, ni Fedora (o cualquier otra distribución) pagar por esas licencias.

Era posible instalar reproductores a posteriori que proporcionaban dicha opción, pero los desarrolladores de las distribuciones preferían curarse en salud en este apartado: ahora cualquier “distro” podrá incluir por fin soporte nativo para la reproducción, pero ahora también para la codificación.

Las alternativas existen, pero MP3 no parece perder fuerza

El formato MP3 (MPEG-1 Layer 3) ha sido sin duda el formato de audio “con pérdida” —perdemos datos en la codificación— más popular de la historia, pero desde luego no es técnicamente el mejor. El auge del formato y sus deficiencias hicieron de hecho que otros muchos trataran de desarrollar alternativas con las que conquistar el mercado.

Mp31

Entre esos códecs está la familia de formatos AAC, que no hace necesario el pago de licencias para hacer streaming o distribuir contenidos en dicho formato. Eso sí, existen patentes para el desarrollo de códecs AAC, lo que obliga a quienes implementan software Open Source que aprovecha este formato a distribuirlo solo con el código, como en el caso del famoso FFMpeg.

Este formato se ha popularizado enormemente, y es usado por los dispositivos y servicios de Apple, pero también está muy aprovechado por Google tanto en su plataforma Android como en YouTube. Otros muchos productos incluyen soporte nativo de reproducción de estos contenidos hoy en día, tanto por estar libre de royalties como por las mejoras en la codificación que permiten que a bitrates similares la calidad del audio AAC suela ser superior a la de los MP3s.

Otro de los gandes protagonistas es Vorbis, el códec de audio que forma parte del conocido contenedor Ogg Vorbis y que ofrece aún más ventajas en materia de patentes o royalties: todas sus especificaciones son de dominio público, las librerías se publican a través de una licencia BSD, mientras que las herramientas para codificar y descodificar ficheros en este formato tienen licencia LGPL.

Este formato no está tan extendido como el AAC, pero aún así sigue siendo muy relevante hoy en día y de hecho se usa masivamente en Spotify, el servicio de streaming más popular en todo el mundo actualmente.

Estos dos ejemplos se unen a la presencia de un buen número de alternativas tanto con pérdida como sin ella que han ido ganando cierto terreno a lo largo de los últimos años. Ninguno de ellos, no obstante, ha dejado de restar relevancia al formato MP3, que sigue siendo una de las opciones clave para los usuarios finales a la hora de disfrutar de música en formato digital.

Y si antes era factible hacerlo, el fin de las patentes de forma total debería incluso apoyar aún más el uso de este códec que como decíamos cambió la industria de la música para siempre.

Vía | Xataka

Surface Laptop, Surface Pro 4 y Surface Book, comparativa: el tiempo pasa más para unos componentes que para otros

El tema ayer era la educación y Microsoft nos mostró novedades enfocadas a herramientas para alumnos y profesores, pero cuando se pone en la mesa un nuevo equipo como el Surface Laptop no sólo se capta la atención de los usuarios del ámbito docente. Un portátil que se plantea en cierto modo como rival también de puertas para dentro. ¿Cómo queda el Surface Laptop frente al Surface Book y a la Surface Pro 4?

Tras una filtración previa que nos dejaba ver un diseño muy cuidado, en la presentación vimos la confirmación de que los de Redmond han trabajado mucho en este aspecto logrando un ordenador muy fino con un interior algo distinto, quizás no tanto como parte del público esperaba. Además, apostando por el formato tradicional de portátil y no por el convertible que parece ser tendencia hace algo más de un año.

Surface Laptop, Surface Pro 4 y Surface Book, comparativa de especificaciones técnicas

SURFACE LAPTOP SURFACE BOOK SURFACE PRO 4
PANTALLA 13,5 pulgadas PixelSense, 2.256 x 1.504 píxeles (201 ppp) 13,5 pulgadas PixelSense, 3.000 x 2.000 píxeles (267 ppp) 12,3 pulgadas PixelSense, 2.736 x 1.824 píxeles (267 ppp)
PROCESADOR Intel Core i5-7200U e i7-7660U de séptima generación (Kaby Lake) Intel Core i5 e i7 de sexta generación (Skylake) Intel Core m3 / i5 / i7 de sexta generación (Skylake)
GPU Versión i5: Intel HD 620
Versión i7: Iris Plus Graphics 640
Intel HD 520 / GeForce 1 GB de RAM GDDR5 Versión m3: Intel HD 515
Versión i5: Intel HD 520
Versión i7: Intel Iris
RAM 4 / 8 / 16 GB 8 / 16 GB 4 / 8 / 16 GB
ALMACENAMIENTO 128 / 256 / 512 GB / 1 TB PCIe NVMe 128 / 256 /512 GB / 1 TB 128 / 256 / 512 GB
CONECTIVIDAD WiFi (802.11a/b/g/n), Bluetooth 4.0 WiFi (802.11a/b/g/n) 2×2 MIMO, Bluetooth 4.0 WiFi (802.11a/b/g/n), Bluetooth 4.0
PUERTOS E/S USB 3.0, mini DisplayPort, SurfaceConnect, jack de audio 2 x USB 3.0, lector de tarjetas SD, mini DisplayPort, SurfaceConnect USB 3.0, lector de tarjetas microSD, mini DisplayPort, puerto de funda / teclado, SurfaceConnect
DIMENSIONES 308,02 x 223,2 x 9,93-14,47 milímetros 312,3 x 232,1 x 13 – 22,8 milímetros 292,1 x 201,42 x 8,45 milímetros
PESO 1,25 kg 1,516 kg (incluyendo teclado) 766-786 gramos sin contar teclado
CÁMARAS Frontal 720p HD con soporte a Windows Hello Trasera de 8 megapíxeles 1080p HD
Frontal de 5 megapíxeles 1080p con soporte a Windows Hello
Trasera de 8 megapíxeles 1080p HD
Frontal de 5 megapíxeles 1080p con soporte a Windows Hello
MATERIAL CHASIS Aluminio Magnesio Magnesio
SISTEMA OPERATIVO Windows 10 S Windows 10 Pro Windows 10 Pro
BATERÍA Hasta 14,5 horas de reproducción de vídeo Hasta 16 horas de reproducción de vídeo Hasta 9 horas de reproducción de vídeo
ALTAVOCES OmniSonic Estéreo con Dolby Audio Premium Estéreo con Dolby Audio Premium Estéreo con Dolby Audio Premium
SENSORES Luz ambiental Luz ambiental, acelerómetro, giroscópio, magnetómetro, efecto hall Luz ambiental, acelerómetro, giroscópio, magnetómetro
OTROS Soporte Surface Pen (no incluido), conexión a monitores externos, chip TMP de seguridad Soporte Surface Pen (incluido), conexión a monitores externos, chip TMP de seguridad Soporte Surface Pen (incluido), conexión a monitores externos, chip TMP de seguridad
PRECIO Desde 1.149 a 2.499 euros en Microsoft
Desde 999 a 2.199 dólares en Microsoft
Desde 1.733 a 3.611 euros en Amazon
Desde 1.499 hasta 3.299 dólares en Microsoft
Desde 899 a 2.399 euros en Microsoft
Desde 799 a 2.599 dólaresen Microsoft
Surface Books

El equipo resultó bastante llamativo a nivel de diseño y construcción, con aires a los antecesores con los que lo vemos a enfrentar pero aportando un toque distinto y novedoso en cuanto a materiales y colores. Con un chasis de aluminio y disponible en platino, borgoña, azul cobalto y oro grafito, para el teclado se ha usado Alcantara, la mezcla de poliester y poliuretano que podemos ver en volantes y salpicaderos de algunos coches de lujo.

Surface Book Surface LaptopA la izquierda Surface Book, a la derecha Surface Laptop.

Pero más allá del aspecto o las tripas de este nuevo ordenador, lo que caracteriza a este equipo (aunque no será el único que lo soporte) será Windows 10 S, una nueva versión del sistema operativo que salvaguarda la interfaz de Windows 10 pero que sólo permite la instalación de apps de la Windows Store. De ahí que el Surface Laptop se plantee en cierto modo como rival de los Chromebooks.

Así, tanto la Surface Pro 4 como el Surface Book son equipos muy ligeros, con pantalla táctil de alta resolución y con opción a varias configuraciones, pero hay casi dos años entre el lanzamiento del primero y el último. Aunque el tiempo no pasa por todos los componentes, como hemos visto en la tabla y desarrollamos a continuación.

Un portátil, sin más (y ¿con menos?)

El Laptop es una apuesta por la sencillez y una rama más en el árbol familiar de la familia Surface, la cual ha pasado de tener una a cuatro líneas representativas, cada una con un apellido designando al tipo de dispositivo. El Surface Laptop es eso, un portátil, nada de convertibles o bisagras de 360 grados. Un portátil liviano y en cierto modo capado a nivel de software, que mantiene el aspect ratio 3:2 que le viene por linaje pero con menor resolución y densidad que sus primos el Book y la 4 Pro.

Quizás esto haya sido una decisión en pro de la autonomía, dado que aunque el Laptop vence aquí a la Pro 4 según las mediciones de Microsoft, queda algo por debajo de su antecesor el Book en horas de reproducción de vídeo. No obstante, el dato de 14,5 horas no está nada mal sobre el papel, queda traducirlo a horas de navegación web y uso en general, así que veremos qué tal queda en los análisis.

Surface Laptop 04

En cuanto a la reproducción de contenido multimedia, la pantalla queda a la altura aunque sea de una resolución menor al resto con la calibración de las pantallas y cubriendo el 100% del espacio de color sRGB. Y a nivel de audio debería percibirse una evolución, dado que el Laptop integra altavoces OmniSonic, supuestamente por encima de los que vemos en los otros equipos.

No apto para exigentes: poca RAM de partida y un USB a la antigua

La tarjeta gráfica quizás no sea el componente que prioricemos a la hora de elegir un ordenador en general, pero en algunos casos sí se trata de una pieza clave e integrar una GPU más potente garantizará que podamos exigir más a nivel gráfico en nuestro uso. Aquí la jugada es pareja a la de sus antecesores y para optar a la mejor habrá que ir a la versión con i7, el cual integra una Iris Plus Graphics 640, sucesora de la 540 que vimos en la versión de la Surface 4 Pro con i7.

En otros aspectos está algo más empatado con sus “rivales”, puede que demasiado para quienes esperaban ver en un portátil de 2017 conexiones más recientes como el USB tipo-C, el gran ausente en este equipo y en la presentación de ayer. Puede que entre los motivos de la decisión esté el enfoque a estudiantes y profesores (por la disponibilidad de periféricos con USB convencional) o la búsqueda de la máxima delgadez, porque en esto el Laptop puede sacar pecho (o más bien meter barriga).

SURFACE LAPTOP SURFACE BOOK SURFACE PRO 4 MACBOOK AIR MACBOOK
14,47 milímetros (punto más grueso) De 13 a 22,8 milímetros 8,45 milímetros De 30 a 170 milímetros De 35 a 131 milímetros

Empate también en el punto de partida con la memoria RAM, pero con aquella Surface 4 Pro con 4 GB de RAM. El Surface Laptop ofrece esta misma memoria en su configuración básica (LPDDR3), y no los 8 GB que vimos como mínimo en el Surface Book. El SSD sí tiene un máximo de 1 TB como en el caso del Book.

Con toques del pasado pero cuidando aún más el diseño

Más allá del formato, el Laptop añade una nota diferencial con el Alcantara para el teclado (aunque no es estrictamente nuevo, ya que Microsoft lo ha usado en una edición especial del teclado para Surface Pro), que además tiene una capa de protección anti-derrames (bien visto si sus usuarios diana van a ser niños y/o adolescentes). De esta manera se diferencia algo más de los otros dispositivos, dado que el trackpad es el mismo que el que vimos en el Surface Book.

Gotas

El que sea portátil además condiciona que sólo tenga cámara frontal, y no una trasera como el resto de dispositivos Surface (sin contar el Surface Studio, que está en otra liga y tampoco tiene trasera). Una frontal que además está algo por debajo que la del Book y la Pro 4, pero que como era de esperar soporta Windows Hello.

Está claro que este equipo no está pensado para reemplazar a ninguno de los previos, sino como hemos dicho se trata de establecer otra línea más en la familia Surface. Con lo último en procesadores, el Surface Laptop entremezcla características de sus antecesores tendiendo a lo básico y a lo convencional en cuanto a conexiones y como la opción de la casa para tener esa nueva edición de Windows 10.

Surface Laptop

Más allá del mundo de la educación, ¿habrá nuevo Surface Book este añotras habernos presentado éste? Los rumores que apuntaban a la renovación finalmente se han materializado en otra línea distinta, pero aún queda mucho 2017 y no hace un año de la actualización más reciente del Surface Book, el pasado mes de octubre.

En Xataka | https://www.xataka.com/servicios/windows-10-s-y-la-ipadizacion-de-la-tecnologia-todo-lo-que-perdemos-por-mas-control-y-seguridad
En Applesfera | Especificaciones de la Surface Laptop vs MacBook, MacBook Air y MacBook Pro: comparativa para escoger el mejor

La guerra continúa: Apple deja de pagar a Qualcomm y Qualcomm busca prohibir la venta de iPhone en EEUU

Esto se complica y parece que no hay acuerdos. Hoy se está dando a conocer que derivado de la fuerte batalla legal entre Qualcomm y Apple, la compañía de chips buscará prohibir la importación de iPhone a EEUU y su venta en el país. Esta decisión es la respuesta después de que Apple anunció la semana pasada que dejaría de pagar royalties a Qualcomm por el uso de sus patentes de conectividad móvil.

Como sabemos, todo empezó el pasado 20 de enero cuando Apple demandó a Qualcomm exigiendo un pago pendiente por mil millones de dólares, así como una acusación ante el incremento de royalties. Según Apple, esta actitud de Qualcomm era una represalia después de que los de Cupertino accedieron a colaborar con el gobierno surcoreano ante la multa por 853 millones de dólares por prácticas desleales en aquel país. Algo que Qualcomm desestimó diciendo que Apple no tiene bases para demandar y todo se debe a malas interpretaciones.

La tensión aumenta y no se ve luz al final del túnel

Según Bloomberg, Qualcomm está pensado ir más allá en la batalla legal que tiene contra Apple, ya que según personas cercanas a la estrategia de la compañía, en los próximos días estarán preparando una petición especial dirigida a la Comisión de Comercio Internacional de los Estados Unidos (ITC).

Dicha petición sería para prohibir la importación de iPhone, fabricado en Asia, a los Estados Unidos, bloqueando también sus ventas en el país y preparando el terreno ante la llegada de la nueva versión del dispositivo. Em caso de confirmarse, la decisión de Qualcomm es muy importante y agresiva, ya que la ITC es una agencia que opera bajo sus propios estatutos, lo que le permite actuar de forma casi inmediata sin esperar la resolución de los tribunales.

Iphone

Apple debió haber pagado el pasado 31 de marzo las royalties correspondientes al primer trimestre de 2017 por el uso de tecnología de Qualcomm, una cantidad que no se ha hecho pública pero que se estima en miles de millones de dólares. Apple sólo envió un comunicado mencionando que este pago sería retenido hasta que las actuales demandas llegaran a punto de acuerdo.

Hasta el momento Apple ni Qualcomm han salido a ofrecer declaraciones ante esta posible situación, pero ayer Tim Cook durante la presentación de resultados financieros de la compañía tocó el tema mencionando que esto no se trata de dinero, sino de términos comerciales donde Qualcomm está abusando de su posición.

Por otro lado, Qualcomm es quien enfrenta el peor de los escenarios. Ya lo vimos en su reporte de resultados financieros donde disminuyeron sus proyecciones en 500 millones de dólares, lo que terminó afectando su valor en la bolsa. Pero eso no es todo, ya que además Qualcomm se está enfrentado a cargos por prácticas monopolísticas en los Estados Unidos, una posible demanda en Europa y Taiwan por el mismo caso, además de la apelación pendiente en Corea por las mismas razones.

Vía | Xataka

No, no eres tú, WhatsApp está sufriendo una caída a nivel mundial

Es el caos. Ahora mismo muchos usuarios están reportando fallos en WhatsApp al no poder enviar ni recibir mensajes, una situación que empezó a surgir aproximadamente a las 22.00 hora de España y 15.00 hora de México. Confirmando así que el famoso sistema de mensajería instantánea no está disponible.

Poco a poco, al ver las reacciones de los usuarios en redes sociales, se puede ver que la caída se ha ido ampliando a varias regiones del mundo, donde la aplicación no logra conectarse a los servidores de la compañía.

Se están cumpliendo dos horas de que el servicio no está disponible y lo más extraño es que los canales oficiales de comunicación de la compañía no han salido a mencionar qué es lo que sucede. Pero hace unos minutos Reuters informó que la compañía está al tanto de la situación y esperan resolverlo en los próximos minutos.

UPDATE: Whatsapp is aware of outage issue and working to fix it – spokesman

Incluso la misma aplicación ha empezado a informar que están experimentando problemas.

Desde WhatsApp aseguran que ya están trabajando en restaurar el servicio

Sí, sabemos que hay otras alternativas a WhatsApp como Telegram, Facebook Messenger y otros, pero es una realidad que WhatsApp es una de las aplicaciones de mensajería más usadas en el mundo gracias a sus más de 1.200 millones de usuarios activos al mes, una verdadera barbaridad. Por lo anterior, al más mínimo signo de fallo el mundo se vuelve loco.

Estaremos pendientes para actualizar en caso de alguna novedad.

Vía | Xataka

Stephen Hawking avisa: debemos abandonar la Tierra en los próximos 100 años

Las amenazas que asolan a nuestro planeta parecen demasiado evidentes para Stephen Hawking, el astrofísico que ya alertó del peligro que plantea la inteligencia artificial y que ahora va más allá y recomienda a la humanidad que huya a otros planetas.

Las causas son muchas y variadas, avisa el célebre científico: la guerra nuclear, los virus creados con ingeniería genética o el calentamiento global plantean un futuro en el que la humanidad lo tendrá muy difícil para poder subsistir en la Tierra. En los próximos 100 años, asegura Hawking, deberíamos abandonar nuestro planeta.

Explorando opciones para la huida de la Tierra

Hawking y su antiguo alumno, Christophe Galfard, serán los presentadores de un nuevo programa documental de la cadena británica BBC llamado “Expedition New Earth”. A lo largo del programa viajarán por diversas partes del mundo para revelar cómo la humanidad podría prepararse para la vida en otros planetas.

Hawking

El programa formará parte de una serie llamada “Tomorrow’s World”, que fue toda una institución en la BBC durante 38 años antes de cancelarse hace 14 años. En esta nueva etapa habrá un nuevo conjunto de científicos que según la BBC harán que esta serie de documentales sea incluso mejor que aquella primera edición del programa.

El exceso en la población de nuestro planeta es otro de los elementos que se suman a las epidemias o la potencial llegada de asteroides a nuestro planeta. Para Hawking el futuro no pinta bien, y será mejor que vayamos preparándonos para abandonar la Tierra. Hay quien asegura que Marte es el destino más probable para ese viaje, pero hay que recordar algo importante.

Será un viaje sin retorno al que se suma otro problema inquietante: ¿quién logrará abandonar la Tierra en caso de que se produzca ese apocalipsis del que habla Hawking? No parece factible que 7.500 millones de personas (ese es el número actual) puedan hacerlo fácilmente.

Vía | Xataka