archivo | 5 mayo, 2017

Ethereum, así es la “promesa” de las criptomonedas que quiere convertirse en el nuevo Bitcoin

Ethereum está en boca de todos. Esta nueva criptomoneda amenaza con hacer sombra a Bitcoin. Cada vez se habla más de ella y el principal motivo no es que sea una criptomoneda (hay muchas y con muchas características distintas, de hecho Ethereum es relativamente reciente) sino por otras propiedades que tiene.

Al igual que la banca tradicional está muy interesada en la tecnología detrás de Bitcoin, el blockchain, para realizar transacciones financieras y no como una simple moneda virtual y descentralizada, Ethereum ha llevado el concepto de blockchain más allá. No es, por tanto, una criptomoneda, sino además una plataforma distribuida de computación.

Ethereum como moneda

A parte de lo que vamos a explicar a continuación hay que tener claro que Ethereum también es una criptomoneda. Tiene algunas diferencias muy técnicas con Bitcoin, como el algoritmo usado, el tiempo de bloque, la dificultad de cálculo y el premio por minado. Pero lo realmente diferencial, como moneda, es que en el caso de los Ethers no hay un número máximo definido.

No hay un límite máximo de Ethers, como sí ocurre con los bitcoins

Esto implica que los Ethers no son una moneda deflacionaria, como Bitcoin. Con Bitcoin algún día se llegará al máximo el circulación y no habrá más. Esto hará que los bienes y servicios que se compren con ellos irán bajando de precio. Esto es un problema para una economía. Tiene sus ventajas, ya que la inflación es muy peligrosa, pero también lo es la deflación y el Bitcoin es claramente deflacionario.

Con los Ethers esto no es así, no hay un límite y se seguirán creando indefinidamente siempre que haya usuarios en la plataforma. Por tanto, y aunque Bitcoin es mucho más usada, la moneda de Ethereum tiene una base mucho más consistente para sustituir a las monedas tradicionales. Pero como he comentado antes existen muchas criptomonedas con estas características y el boom que estamos viviendo con Ethereum no es por ser una moneda.

Los contratos inteligentes

Lo que de verdad hace potente a Ethereum es que permite usar el blockchain para algo más que tener una moneda virtual y distribuida. Ethereum permite crear contratos inteligentes. Aunque Bitcoin tiene ciertas características que le permiten crear también este tipo de contratos, en Ethereum es la base de su creación y son mucho más potentes.

¿Qué es un contrato inteligente? Es una pieza de código software que se ejecutará de forma transparente al usuario y que normalmente incluye una transacción financiera. Ethereum incluye la posibilidad de crear un software distribuido sin limitaciones que se ejecutará en el blockchain (es decir, en múltiples ordenadores) y que puede conllevar la ejecución de pagos.

Simplificando, un contrato inteligente es un código software que dice “si pasa esto haz esto otro” de una forma distribuida en el blockchain y que por tanto no puede manipularse. Por eso se suele hablar de “contrato” más que de “software”.

¿Qué ventajas tienen estos contratos inteligentes? Primero, son inmutables, es decir, una vez que se crean no se pueden modificar ni falsificar. Y segundo, son seguros. Al no ejecutarse en un servidor central sino en una red distribuida la seguridad es mucho mayor.

Aplicaciones de los contratos en el blockchain

La gran pregunta es para qué sirven estos contratos inteligentes. La principal es que podemos hacer muchas de las cosas que permite un sistema financiero (seguros y otros productos) sin necesidad de intermediarios en los que confiar.

Un seguro consiste en pagar a un intermediario una cantidad de dinero (una prima) a cambio del compromiso de pago ante un evento. Por ejemplo podemos pagar un seguro por si tenemos un accidente de coche, para no tener que hacer frente a los gastos que eso conllevaría. Pero este compromiso de pago se basa en la confianza de que la compañía de seguros es seria. Con un contrato inteligente no hace falta confiar en nadie, simplemente el dinero del compromiso de pago y el de la prima quedan ligados al contrato que se ejecutará automáticamente (por un lado la prima va al asegurador y por otro si sucede el evento el dinero va al asegurado). Esto también puede servir para apuestas, ya que el mercado de apuestas es muy similar al de los seguros.

Los contratos inteligentes con Ethereum tienen un sinfín de posibilidades y hace que se asemeje a un sistema financiero sin intermediarios

Otras aplicaciones pueden ser la creación de cuentas bancarias de ahorro, donde solo se puede retirar una cantidad mensual, cuentas de ahorro con fecha concreta de uso de capital, sistemas de pago a empleados con fechas determinadas… en general cualquier producto financiero en el que haya que confiar en que alguien haga algo concreto se puede sustituir por un contrato inteligente donde no es necesaria la confianza, ya que es un código de ordenador auditable y completamente transparente a las partes.

Pero la cosa no queda ahí, los contratos inteligentes se pueden usar también como sistemas de votación online con repercusiones económicas. Se puede lanzar un contrato que libere unos fondos solo si se alcanza un porcentaje concreto de votos positivos. Esto puede ser interesante para evitar desfalcos en la gestión de dinero en asociaciones, por ejemplo.

Problemas de los contratos inteligentes

Fundador EthereumVitalik Buterin, programador ruso y cofundador de Ethereum [Foto: TechCrunch]

No todo es de color de rosa con los contratos inteligentes. Alguna de sus características que los hacen tan positivos también tienen su parte negativa. Principalmente hay dos pegas.

La primera es la inmutabilidad de los contratos. Que los contratos no sean modificables es muy bueno para la confianza general en el sistema, pero si hay un bug significa que no se puede corregir. Una vez lanzado el contrato al blockchain no se puede hacer nada, excepto si permitimos que se puedan anular (lo cual repercute negativamente en la confianza, necesitamos alguien externo con esa capacidad de influir en el devenir del contrato).

El segundo problema es cómo ligar los servicios externos con el contrato inteligente. Por ejemplo, si contratamos un seguro a través de Ethereum no tenemos que confiar en la empresa de seguros, ya que el contrato se ejecutará cuando se cumpla la condición requerida. Pero, ¿quién dice al contrato que la condición se cumple? En casos como por ejemplo precios de materias primas o acciones es relativamente fácil encontrar un sitio de confianza por ambas partes, pero en el caso de los seguros clásicos (siniestros de hogar o automóvil) sigue siendo necesario un perito que diga al contrato lo que debe hacer.

Por tanto los contratos inteligentes tienen ciertas ventajas respecto a cómo realizamos ciertas operaciones a día de hoy, pero sigue habiendo lagunas que no nos permiten confiar todo a un código software.

Las amenazas: otras monedas y los nodos concentrados

Ethereum

La principal amenaza para Ethereum es que aunque es el gran exponente de los contratos inteligentes es muy fácil de replicar, y cualquiera podría llegar y montar un clon que les quite la relevancia. La experiencia nos dice que al Bitcoin le salieron muchos competidores, aunque también es cierto que Bitcoin sigue siendo líder pese a sus pegas frente a otras criptomonedas. Ethereum ofrece algo distinto y ser el primero es clave.

El segundo problema que tiene Ethereum, y este sí es serio, es que los nodos están muy concentrados en los creadores. Una de las ventajas de los contratos inteligentes es que hay un sistemas distribuido y permite que la operación sea segura y confiable. Si los nodos están concentrados se pierde una de las características, la manipulación está al alcance de los creadores o de atacantes que pueden concentrar su esfuerzo en manipular unos pocos nodos.

Sea como fuere, lo cierto es que Ethereum es un proyecto muy interesante que puede expandir el blockchain desde una relativamente complicada forma de criptomoneda / envío de dinero / sistema de pago a una plataforma de computación distribuida con múltiples aplicaciones (principalmente financieras). Habrá que seguirlo atentamente.

Vía | Xataka

Por qué el Xiaomi Mi 6 no tendrá jack de audio, según Xiaomi

Parece que la polémica tendencia a “robarnos” el puerto de auriculares de nuestros smartphones se había relajado últimamente. El escándalo provocado por su erradicación en los iPhone 7 generó un debate importante que ahora se reactiva con el lanzamiento del Xiaomi Mi 6.

El nuevo telefonazo del fabricante chino destaca en muchos apartados, pero también nos priva de ese puerto de auriculares tradicional para centrarse en el conector USB-C, como hacen los últimos iPhone. Sus responsables han explicado las razones, pero… ¿nos las creemos?

Armado hasta los topes, pero sin conector de 3,5 mm

Hay mucho de prometedor en un teléfono que ya se ha presentado pero que aún tardará un mes en estar en manos de sus compradores. El nuevo Snapdragon 835 es protagonista, como también una cámara dual que promete muchas alegrías en el campo de la fotografía.

Mi6

Una de las novedades fundamentales del Mi 6 ha sido su diseño, que cuenta con una pantalla curvada en cuatro extremos que, eso sí, no prescinde de los marcos como otros modelos recientes del mercado de alta gama.

Sin embargo en el nuevo diseño de Xiaomi no hay sitio para el conector de auriculares tradicional. En lugar de eso el fabricante hace uso de un conector USB-C y de un adaptador que incluyen en la caja y que permite conectar auriculares normales a ese adaptador para luego conectarlo al citado puerto USB-C.

¡Más batería!

¿Cuál ha sido la razón de ese cambio? En AndroidCentral le han preguntado a los responsables de Xiaomi por esa decisión y https://www.xatakamovil.com/otras/xiaomi-mi-6-y-iphone-7-la-batalla-por-el-espacio-interno-en-los-smartphones-la-va-perdiendo-el-jack-de-auriculares: lograr crecer en capacidad de batería:

Mi6 2

Los smartphones son productos con una alta integración y el espacio interno es precioso. Al eliminar el jack de auriculares podemos ahorrar espacio para otros componentes como una batería más grande. El audio a través del puerto USB-C se está popularizando, y continuará proporcionando una calidad de sonido excelente.

Hemos escuchado ese argumento antes: el análisis que iFixit hizo del iPhone 7 demostró que efectivamente se había logrado ganar espacio para esa mayor batería en estos dispositivos, lo cierto es que en ese aumento podría haber otros apartados que han influido.

Las razones parecen idénticas a las de Apple, pero son diferentes

De hecho el paso de una capacidad de 3.000 mAh en los Mi 5 a los 3.350 mAh del Mi 6 también puede estar justificada por el hecho de que el dispositivo es ligeramente más grande y grueso que su antecesor.

Mi6 3

Así es: los 144,6 x 69,2 x 7,3 mm del Mi 5 son sensiblemente más comedidos que los 145,2 x 70,5 x 7,5 mm del Mi 6, que también pesa bastante más que su antecesor (168 g frente a los 129 g del Mi 5).

En el caso de Apple es evidente que había también una fuerte motivación económica para eliminar el conector de auriculares: eso permite impulsar la venta de sus propios auriculares (incluyendo, claro está, los AirPods) y accesorios.

En el caso de Xiaomi esa motivación parece menos relevante: de momento no cuentan con auriculares USB-C propios, aunque dada su capacidad para crear nuevos productos no dudamos de que su ya de por sí interesante gama de auriculares se complete con algún modelo de este tipo. Eso hace algo más creíble la versión de los hechos de Xiaomi… ¿ no?

Vía | Xataka

OnePlus 5 confirmado oficialmente: se lanzará en verano, y huele a Snapdragon 835 y doble cámara

Poco se sabe del sucesor de los actuales OnePlus 3T, pero este fabricante ya ha desvelado los dos primeros datos: el smartphone se lanzará durante el verano y lo hará con el nombre que todos esperábamos: OnePlus 5.

Estamos por tanto muy cerca de la renovación de uno de los smartphones más prometedores y esperados, y aunque no se conocen más detalles específicos, los últimos rumores apuntan a que integrará un Snapdragon 835 y contará además con un sistema de cámara dual.

La doble cámara, protagonista

El lanzamiento del OnePlus 3 se realizó el pasado 14 de junio de 2016, pero la sorpresa fue la llegada del OnePlus 3T cinco meses más tarde.

Op5Este podría ser el aspecto de la parte trasera de este nuevo modelo de OnePlus.

¿Por qué esquivan el número 4 los responsables de OnePlus? Fácil: tetrafobia. Ese miedo o aversión al número cuatro es, como indica Wikipedia, una superstición muy común en el este asiático, especialmente en países como China. Coincidencia o no, como señalan en The Verge, este es el quinto smartphone que desarrolla este fabricante.

Eso parece haber decidido a los responsables de OnePlus por saltarse directamente ese número de la familia, y pasar directamente a un OnePlus 5 del que se esperan muchas cosas. Entre ellas, una pantalla QHD (2.560×1.440), el Snapdragon 835 y sobre todo ese llamativo sistema dual de cámaras que imitaría las del recién presentado Xiaomi 6 combinando dos sensores de 12 Mpíxeles.

Podría llegar a los 8 GB de RAM y 256 GB

No se esperan grandes cambios en el diseño —aunque se rumoreó que integraría pantalla curva—, y en los últimos rumores se desvelaba el crecimiento de la capacidad de su autonomía, que podría pasar a los 3.600 mAh y que además se beneficiaría de un nuevo sistema de carga rápida llamado Dash Quick Charge 2.0.

Oneplus

También se espera que llegue con 6 GB de RAM y dos versiones con 64 o 128 GB de capacidad, pero en las últimas horas ha aparecido un rumor que apunta a la aparición de una versión con 8 GB de memoria RAM y 256 GB de capacidad.

Aunque nos gustaría, no parece probable que OnePlus ofrezca ranura microSD. Ahora solo queda una cosa: esperar. Estaremos atentos, porque como siempre este nuevo OnePlus podría convertirse en uno de los grandes protagonistas del segmento móvil.

Vía | The Verge | XatakaXataka

‘Prey’, lo hemos probado: este es el ‘Half-Life’ que estábamos esperando

Ya está a la venta ‘PREY’, el nuevo juego de Arkane Studios. Lo hemos probado y ya podemos decirlo: apenas recuperados del zarandeo en ‘Dishonored 2’ (noviembre de 2016), este FPS lleva dos pasos adelante las convenciones de su saga matriz, con una banda sonora escandalosamente buena y una trama que crece desde dentro hacia afuera.

Sobre todo por los aliens: una cadena trófica de bichos que en lo estético recuerda a ‘Dead Space‘ pero en sus tripas hiede al David Cronenberg de finales de los 70. Como juego, ‘PREY’ nos dice que ha sido concebido en 2017. Como creación global podríamos emparejarla sin problema con la cacharrería de ‘Desafío Total’. ¿Eso es bueno? Spoiler: sí.

¿Qué es PREY?

En primer lugar deberíamos definir qué es ‘PREY’. ¿Un reboot, un remake, un reconcept? Es como intentar recordar una excursión de fin de curso de la que saliste completamente borracho. Entonces te inventas la mitad cada vez que cuentas las anécdotas, para presumir delante de los amigos. A la tercera versión ya no tiene nada que ver lo que cuentas con lo que pasó, pero aún sobrevive algún resquicio de aquel pasado. Eso es ‘PREY’.

Hay hackeo, puzles contextuales, tarjetas de seguridad, torretas y muchos emails por leer. La vida real en el siglo XXI

‘PREY’ es un agitado pero no revuelto de ‘Dishonored’, ‘Deus Ex: Human Revolution’ y ‘Half-Life 2’. Y, si tiramos de la cuerda, también encontraremos algo de ‘Thief’, de ‘Bioshock‘, de ‘Mirror’s Edge‘ e incluso del olvidado ‘The Darkness‘. Es decir, esa suerte de first person shooter donde pasas más tiempo interactuando con objetos que disparando. Hay hackeo, puzles contextuales, tarjetas de seguridad, torretas y muchos emails por leer. La vida real en el siglo XXI.

Con Arkane a medio terminar ‘Dishonored 2’, habrá quien sospeche que este ‘PREY’ parece salido de las sobras, de ideas descartadas. Flota en el aire una sensación de incertidumbre que la editora, Bethesda, ha intentado disiparla a golpe de tráiler hasta enseñar las mismísimas costillas del juego. Algo que tampoco le ha sentado especialmente bien. ‘PREY’ marca su propio ritmo y vela sus mejores trucos. Es pausado y frenético a partes iguales. Como ‘System Shock’.

Algo bastante cómico sabiendo que el primer ‘Prey’, el de 1995, partía fuertemente influenciado por ‘System Shock’… y este ‘PREY’ de 2017 grita más alto que ninguno sus raíces. Y estas no son otras que el dichoso juego de Warren Spector. Cazador cazado.

De la reserva india al futuro estilizado

Parémonos un segundo frente a la primera entrega. El ‘Prey’ de 2006 también fue un accidente afortunado: en 1995 iba a nacer una suerte de ‘Doom’ estilizado, publicado por 3D Realms. Al final, el estudio hizo exactamente lo contrario (‘Duke Nukem 3D’) mientras que la competencia sí que estilizó la fórmula (‘Quake’).

El caso es que hubo de pasar una década entera, idas y venidas con diferentes motores gráficos y estudios implicados, hasta llegar al exclusivo de Xbox 360, desarrollado por Human Head Studios, apenas conocidos por la saga Rune. Un juego donde se utiliza el tropo del «no pertenezco a este lugar pero quiero integrarme» y lo lleva hasta el punto extremo: reconcíliate con tu pasado si quieres sobrevivir a tu presente.

En aquel ‘Prey’ había más portales que en el propio ‘Portal‘ —el juego de Valve aún ni existía—, había zombies locos, había pistolas de gravedad y mucha jerga política, había un cajón lleno de ideas, todas ellas metidas como quien se prepara un sandwich con demasiados ingredientes y se le van cayendo por los lados pero ay, dios mío, qué rico está. Uno de esos juegos que los buitres despedazan para producir distintos encargos con cada idea.

El ‘Prey’ de 2017 es otra cosa. Otra cosa mejor, más fresca —gélida a veces—, chic, más ágil

El ‘Prey’ de 2017 es otra cosa. Otra cosa mejor, más fresca —gélida a veces—, chic, más ágil. Una versión perversa del Dia de la Marmota, una mezcla de la grasa de ‘Starship Troopers’ con el cuero de ‘The Matrix’. ¿Qué esperar de una obra donde Chris Avellone, padre de Obsidian Entertainment, ha escrito algunas de las mejores líneas secundarias?

Año 2032: Kennedy gobierna el mundo

Prey Capure 1

Así comienza ‘PREY’, con una ucronía. Y mirándonos al espejo, de nuevo. Somos Morgan Yu —tanto da si hombre o mujer—. Hablamos poco o nada y estamos en la mediana edad. Desde la primera estancia, el clásico loft sin paredes donde cama y cocina comparten el aire y las ventanas son más grandes que las mismas paredes, advertimos que podemos manipular casi cualquier objetos. Aunque no podremos levantarlos todos. No somos tan fuertes. Aún.

Y también, desde el primer minuto, sobre cada escenario pende una sensación de que todo se va a romper e irse a la mierda. Que se nos ha puesto ante un bello decorado para esconder una verdad terrible. Una tensión periclita y unos diálogos —robóticos— muy del gusto de ‘Fallout: New Vegas’ que nos recuerdan que no hay otra misión liminal que sobrevivir.

Dicho de otro modo: sí, se pueden interruptores, abrir o cerrar el agua de los grifos, pero coexiste otra capa de no-interacción que solo tienen los juegos buenos. Se llama atmósfera. Y de eso Arkane sabe un montón. Hay quien achaca aquí una falta de empaque gráfico. La realidad es bien distinta: el juego no es sólo simulador de la vida de Morgan, es también simulador dentro de su propia vida. Y hasta aquí puedo leer.

Acción para todos los públicos

Prey 3

Dejando a un lado la prosa, ‘PREY’ dispara y dispara fuerte. Armas como el GLOO, la espuma pegamento, sirven para ralentizar a los enemigos, para bloquear arcos de alta tensión, para evitar escapes de gas, para crear plataformas temporales sobre las que saltar o detener a rivales, como escudos, etcétera.

PREY se las ingenia para resultar intuitivo, coherente con el espacio y el motor de físicas

Y esto, que sobre el papel suena pesado y difícil de entender, se las ingenia para resultar intuitivo —gracias en parte a un tutorial que deberían proyectar en bucle en algunas escuelas de diseño—, coherente con el espacio y con el motor de físicas. Los alienígenas, a su vez, nos enseñan a ser como ellos, analizándolos a través del psicoscopio. Y cuanto más nos acercamos a su naturaleza mutante, más nos alejamos de nuestra propia especie. Efectivamente, coge la mitología del primer ‘Prey’ y la pone del revés.

Prey Capture 2

Famosos son los ejemplos donde mimetizamos objetos. El material promocional ha girado en torno a esta idea desde el primer minuto. Sobre esto tengo poco que decir: sí, puedes ser un paragüero, tirarte escaleras abajo y, al rebotar, volverte humano, pegar un escopetazo en la cara a un alien-fantasma y salir por la puerta hecho un pincel. Podemos ser una tacita e ir dando saltitos, como en ‘La Bella y la Bestia’. No sé qué más deberíamos pedirle a los videojuegos.

Eso sí: no esperes que los humanos sean nuestros amigos cuando hemos tomado la senda del alienígena. Si abusamos de las virtudes espaciales, llegará un momento donde las máquinas, concebidas bajo las tres leyes de la robótica, no distinguirán si están ante esa persona a la que proteger o ese bicho al que repudiar. No se puede tener todo en esta vida.

Una franquicia imposible

Dos juegos, veinte años. Desde luego, a ‘PREY’ no se le puede llamar franquicia si, tras la primera entrega y una secuela infructuosa, se resetea el universo y se replantea desde cero. Funcionan como satélites independientes de un mismo sistema.

Portal

Este PREY se las arregla para ser punto de partida de un universo propio, rico en matices y copado de buenas ideas

Todo cambió el día que un señor con gafas de pasta enfrentó a los vortiganos con barra de acero en mano. PREY ha entendido qué hacía especial ‘Half-Life’. De hecho, nuestro personaje se llama Morgan. El de Valve se llama Freeman. Algunos soñamos con un metaverso donde estos chistes internos cobran sentido.

Raphael Colantonio, presidente, CEO y mente pensante de Arkane Studios, decía recientemente que preferiría no tener que trabajar nunca en la IP de ‘Half-Life’. Tal vez los jugadores hemos caído en ese mal vicio de pedir sin saborear, de querer más de lo mismo y que nunca sea lo mismo, una tendencia espoleada por las propias editoras, quienes publican secuelas de cualquier medianía. Este PREY, en cualquier caso, se las sabe arreglar para ser punto de partida de un universo propio, rico en matices, y copado de guiños a todos estos años de trabajo a las espaldas.

Y, aunque hasta compartan gama cromática, aquí está el logro: el equipo conformado por Harvey Smith, Ricard Bare, Shawn Elliot o el propio Colantonio pueden estar tranquilos. Su PREY podría llamarse ‘Half-Life 2.5 EX & Knuckles’ y seguiría siendo genuino. Es el FPS que nos recuerda un asunto bastante incómodo: la mitad de los juegos que fallan, lo hacen por nuestra culpa.

Vía | Xataka

Esta madrugada habrá lluvia de estrellas: las Eta-Acuáridas saludarán en nombre del Cometa Halley

El paso de los cometas nos regala en ocasiones espectáculos visuales y el caso del famoso cometa Halley no es ninguna excepción. Según en qué punto te encuentres del planeta y las condiciones meteorológicas, entre esta noche y mañana podrás ver la lluvia de estrellas Eta-Acuáridas, unos pequeños meteoros que desprendió el cometa a su paso.

Como explicamos en el caso de las Perseidas, lo que llamamos lluvia de estrellas se corresponde al fenómeno lumínico que se produce cuando estos fragmentos se desintegran al entrar en la atmósfera terrestre. La actividad de las Eta-Acuáridas empezó el 19 de abril y se prolongará al 28 de mayo, siendo el máximo pico esta madrugada, pero según dónde nos encontremos se observarán en mayor o menor medida.

O trasnochar o madrugar

El nombre de esta lluvia viene dada porque, aunque el origen son fragmentos que se separaron del cometa hace siglos, y hoy su aparente procedencia (la radiante, el punto desde el cual parecen venir los meteoros) es concretamente la zona cercana a una de sus estrellas, Eta Aquarii (en la constelación de Acuario). Como explican en BBC, se trata de nos meteoros que entran a una velocidad de entre 60 y 70 kilómetros por hora, con gran brillo y colores que pueden virar del blanco al naranja o el amarillo.

Estrellas(Imagen: StarryEarh)

Dado que la radiante se encuentra en esta constelación, será en el Hemisferio sur (en zonas cercanas al ecuador) donde se podrá observar una mayor concentración de meteoros, y por supuesto si la noche está despejada y no hay nubes o tormentas. También habrá que tener en cuenta la competencia lumínica que supone la Luna para estas observaciones, y desde Space.com aconsejan que trasnochemos (o madruguemos) para observarlas a las 4:00 de la mañana.

En la web de Sky-live.tv retransmitirán la lluvia de estrellas desde Canarias en directo aproximadamente a esa hora, 5:30 hora local (6:30 hora peninsular, 4:30 UT, 23:30 del 5 de mayo en México y Colombia). Lo que nos aconsejan es que si estamos en el hemisferio norte el mejor esperar a antes del amanecer, dado que en ese momento la Luna estará muy baja y la radiante quedará por encima del horizonte.

Para localizar la constelación (o cualquier cuerpo celeste) siempre vienen bastante bien las apps de brújula y astronomía. Si no disponéis de ninguna tenéis aquí algunas sugerencias de apps de astronomía (y algo más en el caso de Android) para iOS, Android y Windows Phone.

Un buen punto y paciencia

Como comentamos al hablar de recomendaciones para fotografiar la “súper Luna”, lo mejor es buscar un lugar alejado de los núcleos urbanos, pudiendo convertirlo en una excursión nocturna aprovechando para alejarnos de la ciudad. En este caso lo mejor es encontrar un punto con horizontes despejados (sin árboles, montañas, etc.), y como recomiendan en EarthSky.org mejor ser pacientes y tomarnos al menos una hora para la observación (teniendo en cuenta además los 20 minutos necesarios para que nuestros ojos se adapten del todo a la oscuridad).

Así, las “gotas” de esta lluvia (que serán del tamaño de granos de arena) podrán observarse a simple vista, sin necesidad de recurrir a telescopios u otros instrumentos, y se prevé una media de un meteoro cada diez minutos. Así que si os gustan los fenómenos astronómicos, esta madrugada tenéis una oportunidad de disfrutar uno, sobre todo si estáis cerca del ecuador.

Vía | Xataka