archivo | 27 julio, 2017

La humanidad lleva milenios preguntándose de dónde venimos y la respuesta es de lejos, de muy lejos

Estamos hechos de polvo de estrellas“, decían. Pero lo que no sabíamos es que ese polvo venía desde tan lejos. Según un equipo de la Universidad Northwestern, aproximadamente la mitad del material con el que estamos hechos proviene de un buen número de lejanas galaxias.

El fenómeno se llama “transferencia intergaláctica” y su dimensión desafía la razonable idea de que la materia con la que está hecha las galaxias se creó allí mismo. Pero, por contraintuitivo que parezca, este trabajo apunta a que no.

El complejo mundo de las galaxias

Captura

Para descubrirlo, el equipo de Daniel Anglés-Alcázar implementó una serie de simulaciones con modelos galácticos en tres dimensiones que tratan de reconstruir el proceso de desarrollo del universo desde el Big Bang al día de hoy.

Tras modelizar todo lo que sabemos hoy en día de los patrones de movimiento e intercambio intergalácticolos investigadores señalan que una “transferencia intergaláctica” de este tipo parece la única forma de congeniar la virulencia de las explosiones de la supernovas con los flujos de los vientos galácticos.

Captura1

Esa transferencia, explican los investigadores, se produce desde los sistemas más pequeños a los sistemas más grandes y pueden contribuir con más del 50% de la materia de galaxias como la Vía Láctea.

Se trata de una simulación complejísima, pero, efectivamente, una simulación, al fin y al cabo. En los próximos años se irán refinando los números y comenzarán a realizarse experimentos concretos, pero lo que sí parece claro es que la materia de nuestra galaxia (desde las estrellas más lejanas a la comida del almuerzo) tienen un origen más lejano del que pensábamos.

Vía | Xataka

Boeing pondrá el cohete para volver a la Luna en 2019 y podrás enviar tus recuerdos por 460 dólares

No hace mucho del aniversario del primer alunizaje tripulado, aquel protagonizado por Armstrong, Collins y Aldrin y por aquella frase e imágenes inolvidables (por haberlo vivido o por haberlo visto después). El pasado 16 de julio se cumplían 48 años de aquel hito de la misión Apollo 11, y el plan es repetir el viaje a la Luna en ocasión de su 50 aniversario, aunque sin tripulación de momento.

Aquel pequeño paso para el ser humano lo dio un astronauta de la NASA, pero no es la organización estadounidense la que planea repetir la hazaña por sus bodas de plata. Se trata de la empresa Astrobotic, una compañía privada también de Estados Unidos que asegura que enviará la nave Peregrine a la Luna y además tiene todo un plan para sacarle beneficio a tan particular viaje.

Lleve sus objetos más preciados a la Luna por un módico precio

En concreto recurrirán al cohete Atlas V de la United Launch Alliance (ULA), perteneciente al fabricante Boeing y desarrollado por ésta y Lockheed Martin, de la cual hablamos hace poco al repasar los intentos en relación al vuelo hipersónico. Con este cohete ya se consiguió poner un satélite en órbita este mismo año(aunque el propósito del mismo se mantiene clasificado).

La aeronave de Astrobotics es el Peregrine, un módulo con cinco motores Aeojet Rocjedyne con un depósito para combustible de 450 kilogramos diseñado para alunizajes, el cual es capaz de llevar una carga de 35 kilos, si bien la empresa espera incrementar esta capacidad en viajes sucesivos con mejoras técnicas hasta llegar a los 265 kilogramos. Y para este primero según CNBC lleva firmados once contratos con seis países distintos que pretenden poner parte de esa carga.

Peregrine

Y es aquí donde oímos la onomatopeya de caja registradora, porque lo que ofrecen es la oportunidad de enviar objetos en lo que denominan “MoonBoxes”, costando cada una de éstas 460 dólares (y firmando un acuerdo con la compañía de repartos DHL). En este precio se incluiría el seguimiento del envío tal y como hacemos quienes compramos ítems aquí en tierra firme con el tracking online de los paquetes.

De momento nos queda esperar un par de años y ver si cumplen con el lanzamiento, y sobre todo si el Atlas V es capaz de llevar al Peregrine hasta la Luna. No han dado detalles de qué hará el lander una vez allí y qué ocurrirá con los objetos que la gente envía, pero se tratará del primer vuelo privado a la Luna si nadie se de adelanta, y competencia no le falta con iniciativas como el Google Lunar X Prize, en la cual participó Peregrine (para acabar retirándose).

De momento podéis entreteneros calculando qué costaría vuestra misión espacial si recurrieseis a sus servicios, por cierto. Para que os hagáis a una idea, sólo el planteamiento de llevar un módulo a la Luna sale por unos 25 millones de dólares (sin especificar carga, servicios de comunicación y otros aspectos.

Vía | Xataka

Hasta siempre iPod nano y iPod shuffle, Apple dice adiós a los míticos reproductores

La Apple de inicios de siglo se caracterizaba por un producto clave: el iPod. Este dispositivo marcaría un antes y un después en la compañía y el mundo entero, un dispositivo que se volvería el compañero ideal para aquellos que buscábamos desconectarnos del mundo. Hoy este compañero ha muerto, y el producto ‘iPod’ tal y como fue concebido ha dejado de existir.

El iPod ya no tiene cabida en este mundo dominado por el streaming, y después de que la versión ‘Classic’ fue descontinuada a finales de 2014, hoy toca el turno de decir adiós a los iPod nano y iPod shuffle, los últimos reproductores que carecían de conexión a internet.

En el mundo del streaming el iPod ya no tiene cabida

Apple ha confirmado que los iPod nano y shuffle han cumplido su objetivo y ahora están oficialmente descontinuados, esto después de que desaparecieran misteriosamente de la web de Apple. La compañía también ha mencionado que los reproductores ya no estarán disponibles en sus tiendas físicas y sólo quedarán algunas unidades con distribuidores autorizados hasta que se agoten las existencias.

El iPod nano de séptima generación fue actualizado por última vez en 2012 cuando recibió conectividad Bluetooth para hacerse compatible con auriculares y altavoces inalámbricos. En 2015, Apple lanzó una renovación del nano con nuevos colores y esa fue la última vez que recibió novedades.

Ipod Nano 01

En cuanto al iPod shuffle, éste llegó a su cuarta generación en 2010, lo que significó el regreso de los controles táctiles después de las críticas recibidas a la anterior generación. Y al igual que el nano, desde entonces sólo recibió actualizaciones en cuanto a los colores.

Ipod Shuffle

Es así como a partir de hoy el único iPod disponible en Apple es el ‘Touch’, el cual deja de lado las versiones de 16 y 64 GB para dar paso a los 32 y 128 GB como únicas opciones de almacenamiento, esto bajo un precio de 199 y 299 dólares respectivamente.

Hasta siempre compañero.

Vía | Xataka